Greenpeace pide a España que deje de subvencionar el carbón para cumplir con los Acuerdos de París

0
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Greenpeace reclama a España que acometa un giro en su planificación energética para poder cumplir el Acuerdo del Clima de París y que, entre otras cosas, deje de subvencionar las energías fósiles, por ejemplo, abandonando las subvenciones al carbón, a las que ha destinado 754 millones de euros al año entre 2005 y 2016.

La organización denuncia que España carece de planificación energética justo en la semana en la que comienzan las negociaciones de Bonn (Alemania) en las que se darán pasos en la reglamentación de cara al cumplimiento del Acuerdo de París.

La ONG señala que una delegación asistirá a las negociaciones para tratar de facilitar que avancen con rapidez y que todos los países se preparen para la revisión y aumento de la ambición de los objetivos climáticos en 2018.

Greenpeace lamenta la actitud del Gobierno de España porque “sigue sin apostar claramente por frenar el cambio climático”. En este contexto, la responsable de la campaña de cambio climático de Greenpeace, Tatiana Nuño, ha destacado que España es “un diamante” para las energías renovables y uno de los países europeos que más sufrirá los impactos del cambio climático.

“Tenemos un ministro de Energía que apoya las energías sucias y dificulta enormemente la transición energética y la búsqueda de alternativas sostenibles en las regiones minero-eléctricas”, ha manifestado.

La ONG expone que un estudio publicado por el Overseas Development Institute y que analiza las subvenciones al carbón en diez países europeos señala que España sigue lejos de poner medidas para terminar con las subvenciones a las centrales térmicas de carbón.

Este estudio, sitúa a España en el tercer puesto de Europa, por delante de Alemania o Polonia, con 754 millones de euros anuales entre 2005 y 2016 en subvenciones al carbón, tanto para la transición de las cuencas mineras como para las eléctricas propietarias de las centrales térmicas, aunque la falta de transparencia hace que algunos datos no estén disponibles.

En definitiva, la ONG exige al Gobierno se tome en serio las políticas climáticas y energéticas y que anteponga la salud de las personas y el medio ambiente a los intereses de las empresas porque tiene una “magnífica oportunidad” para planificar el cierre de las térmicas de carbón no más tarde de 2025 con el desarrollo de la ley de cambio climático y transición energética que quiere poner en marcha.

“El Gobierno español no puede seguir dando la espalda al cumplimiento sus obligaciones con el clima y la salud de las personas”, ha concluido.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

dieciseis − dos =