Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

La respuesta de BMW al reto planteado por Tesla Motors estará lista para 2021, varios años años después que Audi y Mercedes-Benz hayan concretado sus planes de desplegar sus vehículos eléctricos de largo alcance.

Con los planes de Tesla de entrar en un segmento más amplio en el mercado de vehículos de lujo con su Model 3 para el próximo año, BMW está haciendo todo lo posible para recuperar su ventaja en materia de innovación tras haber desplegado en 2013 su modelo i3, un vehículo eléctrico urbano de pequeñas dimensiones. La respuesta de la marca alemana es el iNext, que reemplazará al sedán de la Serie 7 como el modelo insignia de la compañía.

El iNext será “nuestro nuevo guía en materia de innovación, incorporará características de conducción autónoma, conectividad digital, un diseño ligero inteligente, un interior totalmente renovado y llevará a las carreteras lo que será la próxima generación en electromovilidad”, dijo Harald Krueger, máximo responsable de BMW en la junta general de accionistas en Múnich. “Siempre hemos recalcado que nuestro centenario es un trampolín hacia el futuro”.

El nuevo modelo es el eje central de los esfuerzos de BMW para defender su posición en el mercado de automóviles de lujo, al tiempo que los cambiantes gustos de los consumidores desafían el enfoque del fabricante alemán. BMW está respondiendo a la presión de Tesla y de sus rivales tradicionales como Mercedes de Daimler, así como también a los riesgos planteados por Apple.

Sin embargo, el iNext quedará rezagado frente a esfuerzos similares de sus principales rivales Mercedes y Audi de Volkswagen. Ambos tienen previsto ofrecer modelos que puedan recorrer por lo menos 500 kilómetros (311 millas) con una sola carga en 2018. Audi construirá su primer automóvil totalmente eléctrico al igual que la batería en su fábrica de Bruselas.

La decisión que tomó BMW de dejar pasar ocho años desde del lanzamiento del modelo i3 se debe a las bajas ventas que ha tenido el vehículo con una autonomía de 160 kilómetros, que no ha podido emocionar a los clientes de la misma manera en que lo ha hecho el sedán eléctrico Model 3 de Tesla.

Desde 2013, BMW ha vendido cerca de 50.000 unidades de su vehículo eléctrico i3 y del híbrido deportivo i8, en tanto que Tesla tuvo 400.000 depósitos para apartar su más reciente modelo en las semanas que siguieron de la presentación de su prototipo el 31 de marzo pasado.

Lucha por el liderazgo

Este año, BMW está a punto de perder su calificación como la marca de automóviles de lujo de mayor venta en el mundo por primera vez desde 2005. Mercedes, beneficiándose de una línea de productos rejuvenecida, tomó la delantera en el primer trimestre, cuando las ventas aumentaron el doble de rápido que las de BMW.

La batalla por mantener el liderazgo hizo que se redujeran los precios con el fin de atraer a los compradores a los vehículos relativamente más antiguos de BMW.

El precio promedio de los vehículos de BMW bajó el 5,9%, en alrededor de 33.700 euros (38 mil 500 dólares) en el primer trimestre, ya que la demanda por automóviles más baratos como su SUV compacta, el X1, dio lugar a ventas mucho mayores que las de su renovado sedán Serie 7, según cálculos de Bloomberg.

De hecho, las ventas de su modelo de alta gama han tenido problemas desde octubre frente a su competencia, el Clase S de Mercedes, el cual salió en 2013.

 

 

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

1 Comentario

Dejar respuesta

cinco × cinco =