Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

La perovskita se encuentra actualmente en el foco de la investigación de la energía solar fotovoltaica. Como material para la energía solar de película fina es barato, fácil de hacer, no requiere materiales raros y se han conseguido mejoras en la eficiencia impresionantes durante la última década.

Ahora, investigadores de la Universidad de Nueva Gales del Sur (UNSW) han establecido un nuevo récord al alcanzar un índice de eficiencia del 12,1% con una célula fotovoltaica de 16 centímetros cuadrados.

Las perovskitas se han producido en el laboratorio con eficiencias superiores al 22%. Sin embargo, estos niveles de eficiencia se consiguen normalmente con células muy pequeñas. De acuerdo con la UNSW, su célula producida por el equipo dirigido por Anita Ho-Baillie es de alrededor de 10 veces más grande que las otras células fotovoltaicas de alta eficiencia de la historia.

La eficiencia de la célula producida por el equipo de Ho-Baillie se ha certificado de forma independiente por el centro de pruebas internacional Newport Corporation. “Esta es una área muy sensible de la investigación, con muchos equipos que compiten para avanzar en el diseño fotovoltaico”, señaló Ho-Baillie. “Estos resultados sitúan a la UNSW entre los mejores grupos de investigación del mundo en técnicas de producción de células fotovoltaicas de perovskita de alto rendimiento. Creo que podemos llegar al 24% en un año más o menos”.

Pero mientras que el nuevo registro es alentador, aún existen barreras para el desarrollo de las perovskitas como una tecnología comercialmente viable. En concreto, los investigadores han tenido dificultades para producir células fotovoltaicas de perovskita estables, ya que este tipo de células son particularmente sensibles a los impactos de la temperatura y la humedad.

El equipo de Ho-Baillie está trabajando en este tema, y la UNSW señala que se unen a “cualquier otro equipo del mundo” para tratar de encontrar la manera de hacer las perovskitas más estables.

Sin embargo, al menos una empresa afirma que ya ha resuelto estos problemas en sus laboratorios. “Creo que realmente no hay tantas barreras como la gente piensa”, dice el CEO de Oxford PV, Frank Averdung. “La estabilidad a largo plazo ya no es un problema”.

La semana pasada Oxford PV firmó un acuerdo de cooperación con un fabricante de células y módulos fotovoltaicos del que no ha dado el nombre y está desarrollando una línea piloto de células fotovolticas de perovskita y silicio cristalino en Alemania. El CEO de Oxford PV asegura que la empresa va a crear células con eficiencias superiores al 25%.

 

 

 

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

5 × 5 =