Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

La Agencia Internacional de Energía (AIE) alertó de la probabilidad de un “fuerte aumento” del precio del petróleo después de 2020, a menos que se aprueben nuevos proyectos de inversión, según los últimos pronósticos para los próximos cinco años.

La imagen global del suministro mundial de petróleo parece “cómoda” para los próximos tres años, pero el crecimiento de la oferta se ralentiza “considerablemente” después de eso, de acuerdo con Oil 2017, el análisis de mercado de la AIE y el informe de pronóstico anteriormente conocido como el del Mercado de Petróleo a Mediano Plazo.

En este sentido, la agencia señaló que las tendencias de la demanda y la oferta apuntan a un mercado petrolero mundial apretado, con una capacidad de producción de repuesto que caerá en 2022 a un mínimo en 14 años.

En los próximos años, el suministro de petróleo crecerá en Estados Unidos, Canadá, Brasil y otros lugares, pero podría estancarse para 2020 si no se invierte la caída récord de dos años de la inversión de 2015 y 2016.

El informe apunta que la demanda de petróleo aumentará en los próximos cinco años gracias a los países en desarrollo y al continente asiático, que usará alrededor de siete de cada diez barriles extra consumidos a nivel mundial, siendo India quien supere a China para entonces.

“Estamos presenciando el inicio de una segunda ola de crecimiento de la oferta de Estados Unidos, y su tamaño dependerá de dónde vayan los precios”, dijo en un comunicado el director ejecutivo de la AIE, Fatih Birol.

No obstante, el directivo apuntó que, si no hay un repunte fuerte en las inversiones a nivel mundial, el escenario en tres años traerá un nuevo período de volatilidad de precios.

El estudio también apunta que EEUU es el país que responde “más rápidamente” a las señales de precios, lo que significa que tiene una capacidad más alta de variar su producción en función del precio de los barriles.

Dentro de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), la mayor parte de los nuevos suministros vendrán de los principales productores de Oriente Medio de bajo costo: Irak, Irán y Emiratos Árabes Unidos.

Otros como Nigeria, Argelia y Venezuela van a declinar, según la AIE, mientras que se prevé que la producción de Rusia se mantenga estable durante los próximos cinco años.

El informe también destaca los cambios en los flujos internacionales de petróleo y las inversiones en infraestructura de almacenamiento.

Con los países de la OPEP centrados en aumentar la capacidad nacional de refinación para satisfacer la demanda local y aumentar las exportaciones de productos refinados, las exportaciones adicionales de crudo de Brasil y Canadá serán mayores que las de Oriente Medio.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

11 + seis =