La AIE prevé una demanda de carbón estancada hasta 2021 y procedente de Asia

0
Carbón.
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

La Agencia Internacional de la Energía (AIE) prevé un estancamiento de la demanda mundial de carbón durante los próximos cinco años, cuya procedencia será principalmente de Asia, según se desprende de un informe publicado.

Pese a su decreciente papel en el suministro energético global, el mundo depende del carbón, afirma la AIE, que presentó el documento en Pekín porque, según advierte, la evolución del mineral depende en gran medida de la trayectoria de China, responsable del 50% de su consumo global y de casi la mitad de la producción.

El descenso en la demanda de China y Estados Unidos, junto con la proyección de crecimiento de las renovables y el aumento de la eficiencia energética, explican el pronóstico de estancamiento para el próximo quinquenio de este organismo.

“En EEUU, la débil demanda de energía y el alza de las renovables limitarán la demanda de carbón, pero el factor principal será el gas barato. También seguirá bajando la demanda de carbón en Europa. Así, acabamos con una trayectoria más o menos plana”, dijo el director de mercados de energía de la AIE, Keisuke Sadamori, en rueda de prensa en Pekín.

Sadamori recalcó que China es la principal fuente de “incertidumbre” en esta proyección, porque a diferencia de la tendencia a la baja de EEUU y Europa y al alza en la India y la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN), “no está tan claro” hacia dónde va el mayor mercado mundial del carbón.

“India no será la nueva China y la región ASEAN no va a sobrepasar a India”, matizó Sadamori.

La demanda mundial de carbón bajó en 2015 por primera vez en este siglo, algo que ya se plasmó en el informe “Perspectivas para la energía mundial 2016” que la AIE presentó en noviembre, y ahora estima que los niveles de 2014 no se alcanzarán de nuevo hasta 2021.

Europa y América del Norte, que consumían la mitad del carbón del mundo en el año 2000, representaron en 2015 menos del 25%, mientras que el peso de la demanda de Asia aumentó el año pasado hasta tres cuartas partes del total y esas tendencias, avisa la AIE, van a acentuarse.

“En Europa y EEUU, aunque ya veremos qué pasa ahora en EEUU, el debate ha sido sobre acabar con el carbón. En Asia hay otro debate”, declaró a Efe Carlos Fernández Álvarez, analista de la división de mercados de gas, carbón y electricidad de la AIE.

El carbón supone el 45% de todas las emisiones de dióxido de carbono -el principal causante del efecto invernadero– vinculadas al consumo de energía y libera contaminantes de otros tipos, reconoce el informe, pero aun así es una fuente energética atractiva para muchos países por ser relativamente asequible y abundante.

La AIE apunta al repunte en los precios del carbón que se experimentó este año y que puso fin a cuatro años de descensos, como signo positivo para el sector y atribuye este cambio al impacto de las políticas adoptadas por Pekín para recortar su capacidad productiva.

El informe de la AIE también señala que, a pesar de la entrada en vigor del Acuerdo de París de lucha contra el cambio climático, no hay grandes progresos por promover el desarrollo de las tecnologías de captura y almacenamiento de las emisiones de carbono.

“Sin captura y almacenamiento de carbono, el futuro del carbón está seriamente cuestionado, como también nuestros objetivos climáticos”, sentenció Sadamori.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

veinte − veinte =