Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

La eólica parece levantar un poco la cabeza. Si hace unos días les hablábamos de varios proyectos eólicos del Grupo Samca en Aragón, ahora le toca el turno a la alemana ABO Wind.

Según publica el Boletín Oficial del Estado (BOE), se somete al trámite de información pública la solicitud de autorización administrativa previa y el estudio de impacto ambiental del Anteproyecto del “Parque Eólico Campillo de Altobuey, Fase I, de 75 MW y su evacuación”.

El desarrollador del proyecto es la alemana ABO Wind, que de llevar a cabo el proyecto sería uno de los parques eólicos más grandes de España y el principal de la compañía en España.

La empresa fue una de las primeras extranjeras en asentarse en el sector eólico español. En España tiene dos proyectos, ambos desarrollados por la compañía pero que no ha construido.

Se trata del parque eólico de Santa María de Nieva en Andalucía. Un parque de 50 MW que posee 25 aerogeneradores de 2 MW de Gamesa. Y el otro parque, es uno de los pequeños que se remató el año pasado. Es el parque de Alba de Tormes en Castilla y León, de solo 4,5 MW de potencia instalada.

Lleva más de 20 años ejecutando proyectos eólicos llave en mano. Se encarga de toda la construcción de los parques. En total tiene instalados por todo el mundo, principalmente en Alemania, más de 1,2 GW de energía eólica.

Se trata pues del regreso de la germana a España. Se confirma así el interés de las empresas tanto nacionales como extranjeras por querer desarrollar proyectos eólicos en España.

Es lo que tiene querer desarrollar subastas de renovables. Ahora habrá que esperar a si le conceden los permisos para construir el parque o ser uno de los ganadores de la subasta.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

1 Comentario

  1. Olvidémonos de las “migajas” y aprendamos a recoger ese todo que la Naturaleza nos ofrece. Porque energía limpia hay suficiente para cubrir sobradamente las necesidades del “hombre”, lo que nos falta es la “maquina”, que sea capaz de recogerla y concentrarla de manera limpia eficaz y rentable.

Dejar respuesta

Trece − cinco =