La banca, abocada a hacer una quita del 20% en algunas plantas fotovoltaicas

1
Planta fotovoltaica de Gestamp Solar en Almería. FOTO: Gestamp.
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail
Planta fotovoltaica de Gestamp Solar en Almería. FOTO: Gestamp.
Planta fotovoltaica de Gestamp Solar en Almería. FOTO: Gestamp.

La situación del sector fotovoltaico en España es un auténtico drama. El último Real Decreto contra las renovables ha tenido un impacto en la retribución de esta industria de 960 millones de euros, según cuenta a este diario el presidente de la Unión Española Fotovoltaica (UNEF), José Donoso.

Ahora se va a iniciar un proceso de reestructuración de la deuda en todos los parques españoles. La refinanciación no va a ser coser y cantar. La banca está preocupada por los duros recortes y los continuos cambios de las reglas de juego.

“Un 30% de las plantas no van a ser capaces de pagar la deuda. Una buena parte de esas plantas van a necesitar una quita del 20% por parte de los bancos”, asegura Donoso.

El proceso de reestructuración se iniciará ahora. Los bancos estudiarán los casos uno a uno. “Puede pasar un año hasta que podamos ver una radiografía del sector”, explica el presidente de UNEF.

Reestructuración

Un proceso en el que algunos proyectos fotovoltaicos podrían verse en la encrucijada de entregar las llaves o buscar alguna solución del tipo venta a la baja. “Hasta ahora nadie del sector se ha movido porque no se podían hacer números fiables. Ya veremos si el banco comparte el impacto o no. Yo creo que va a haber de todo en este próximo año”, vaticina el presidente.

“Es el año de la reestructuración, ningún proyecto va a salvarse de reestructurar deuda. Esto supone más pago de comisiones, pagar casi el doble del precio del dinero que se pagaba antes. Hay que tener en cuenta de que se trata de una inversión de alto riesgo y las primas de riesgo serán muy altas”.

Fuentes financieras han explicado al Periódico de la Energía que el principal problema que se expone la banca es que cada tres años cambiarán las reglas de juego. “Va a ser un acto de fe reestructurar la deuda”, dicen. “Lo último que quiere la banca es que le entreguen las llaves por lo tanto se estudiarán todos los casos uno por uno para intentar poner una solución a cada planta”, rematan las fuentes.

La pesadilla perfecta

La situación dramática del sector llega a ser de extrema gravedad en algunos casos, sobre todo en los pequeños inversores.  “Si a esos números los pones cara, te puedes imaginar hasta donde llega el efecto. Por ejemplo los fondos internacionales, se está dando una imagen pésima de España, de país inseguro, de riesgo”, afirma Donoso.

“Luego hay miles de personas que confiaron en el BOE y que metieron ahí sus ahorros, que hipotecaron su casa, o la de algún familiar y que ahora se encuentran atrapados en una especie de pesadilla que mezcla las preferentes, pero que en este caso el responsable de la estafa es el Estado, junto a la dación en pago, porque muchos de ellos se van a encontrar que el banco va a ejecutar las garantías y van a perder su casa, o la de sus familiares. Es la pesadilla perfecta”, continúa.

El futuro del sector también puede pasar por las manos de una operación de compraventa de activos. Aunque también es complicado para los promotores. “Todo es manifiestamente empeorable. Peor es difícil imaginárselo. Cada tres años te van a cambiar la regulación; ni siquiera puedes prever tus flujos de caja, es muy difícil vender una instalación si no es con un descuento muy alto, porque el comprador no puede prepararse y saber cuales van a ser esos flujos, saben que van a pagarles menos, es todo más complicado”, confirma el presidente de UNEF.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail
Compartir
Artículo anteriorTumbar el decreto de renovables, una misión casi imposible
Artículo siguienteLa CNMC multa a Endesa e Iberdrola con 18,4 millones de euros por el cierre sin autorización de Garoña

1 Comentario

Dejar respuesta

Once + 16 =