Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Isolux dará ‘luz verde’ al desembarco en su capital de la banca acreedora, que canjeará el grueso de la deuda por el 90% de la compañía de construcción e ingeniería, en la junta general de accionistas que celebra este miércoles, 14 de diciembre.

La compañía que preside Nemesio Fernández-Cuesta prevé cerrar antes de fin de año este proceso de capitalización, con la que liquidará hasta unos 1.400 millones de euros de deuda, el grueso de su pasivo total de 2.100 millones.

CaixaBank, Santander, Bankia y Banco Sabadell son los principales acreedores de Isolux y, por tanto, serán principales accionistas por delante de casi medio centenar de entidades. Después se sitúan dos entidades públicas, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el ICO.

Las entidades entran con el compromiso de quedarse al menos dos años. Este canje de deuda por acciones constituye la piedra angular del plan de rescate que el grupo pactó con la banca el pasado mes de diciembre, y  posteriormente ratificó el juez, para reestructurar el pasivo y garantizar su viabilidad futura.

De este modo, la banca tomará de forma efectiva el control de la compañía que ya tiene en la práctica desde que en julio se acordó la reestructuración. De hecho, ya entonces designó presidente a Fernández-Cuesta y nombró un nuevo consejo de administración.

Ahora, con el canje de deuda, los hasta ahora socios de control de Isolux, su expresidente Luis Delso y el exvicepresidente José Gomis, diluirán hasta alrededor de un 5% la participación del 55% que tenían en la empresa.

En paralelo a la capitalización, la compañía continúa avanzando en el resto de pilares de su rescate, como con el programa de venta de activos y la puesta en marcha de un plan estratégico para volver a beneficios.

Isolux prosigue además la negociación del nuevo plan de pago a proveedores, tras alcanzar ya acuerdos con el 38% del total.

En cuanto a las desinversiones, además de la venta de la filial fotovoltaica T-Solar y de un parque eólico en Argentina, Isolux trabaja en la de su firma de ingeniería y varios proyectos de edificación. Además, ultima dar entrada a Ferrovial en la construcción y explotación de líneas eléctricas de Brasil.

En el plano operativo, el grupo asegura que en el tercer trimestre del año ha retomado la construcción de algunos proyectos que tenía paralizados gracias a la liquidez recibida tras
pactar con los bancos.

A cierre del pasado mes de septiembre, Isolux contaba con una cartera de obras pendientes de acometer por 5.645 millones, si bien tenía ofertas presentadas por proyectos que, en conjunto, suman 16.265 millones de euros, a pesar de que la falta de margen para lograr avales había impedido pujar por contratos por otros 2.000 millones.

El plan de negocio que la nueva Isolux pretende implementar pasa por centrarse en su tradicional negocio constructor,  fundamentalmente en los mercados internacionales en los que ya está presente.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

cinco × 2 =