Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

La Corte Suprema chilena ha rechazado el recurso presentado por los opositores contra la construcción de la línea de transmisión Cardones-Polpaico, que desarrolla la colombiana ISA y en el que se va a realizar una inversión de 1.000 millones de dólares.

Los opositores recurrieron a la Corte Suprema para frenar la iniciativa, pero no tuvieron éxito. No obstante, desde el Comité de Defensa del Medioambiente del valle de Limache, por donde pasará la obra, anunciaron que recurrirán al Tribunal Ambiental y al Comité de Ministros para frenarla, según informa Diario Financiero.

El proyecto prevé unir la subestación Cardones, en las cercanías de Copiapó, con la subestación Polpaico en Santiago, por lo que la línea eléctrica tiene una extensión de 753 kilómetros y pasa por más de 50 comunidades. Esta inversión refuerza el sistema de transporte de electricidad en Santiago y es clave -según han señalado autoridades de gobierno- para la seguridad del suministro.

El 10 de diciembre del año pasado, el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) resolvió aprobar la Resolución de Calificación Ambiental (RCA) del proyecto de Interchile, filial de la colombiana ISA. El proceso comenzó el 6 de octubre de 2014, e incluyó una consulta indígena realizada por el SEA de la Región de Atacama.

No obstante, la obra ha enfrentado una dura oposición entre algunos vecinos de la zona de Zapallar y representantes de comunidades como la mencionada Limache, además de Papudo, Puchuncaví, Quintero, Concón, Quilpué y Villa Alemana, entre otras.

En enero de este año, unas 400 entidades y personas, además de cinco municipalidades, presentaron recursos de protección, aduciendo una supuesta “afectación de derecho a la vida, igualdad ante la ley, derecho a vivir en un medio ambiente libre de contaminación y derecho de propiedad” por parte del proyecto de la empresa colombiana. La Corte de Apelaciones de Santiago rechazó los recursos y los declaró inadmisibles, señalando que los antecedentes deben ser vistos por el Tribunal Ambiental.

Frente a esto, representantes del Comité de Defensa del Medioambiente del valle de Limache presentaron recursos de apelación y reclamación ante la Corte Suprema, sin éxito, por lo que anunciaron que presentarán recursos ante el Tribunal Ambiental y el Comité de Ministros.

No obstante, esta instancia ya estaba viendo reclamaciones de otros grupos de opositores al proyecto. De hecho, el SEA suspendió el conocimiento de los recursos de reclamación interpuestos en contra de su resolución ante la instancia interministerial.

Pese a todo, la empresa colombiana ya inició la construcción de la línea, que se espera esté lista a finales de 2017. No obstante, el Comité de Ministros y el Tribunal Ambiental tienen la facultad para paralizar las obras.

La línea Polpaico-Cardones ha sido caliificada como iniciativa estratégica y, además, es complementaria con la interconexión de los dos principales sistemas eléctricos, el del norte grande y el del centro sur. Este otro proyecto -que también es prioritario para el gobierno- está a cargo de E-CL, firma que está impulsando el cambio de nombre al de Engie Energía Chile, y que constituyó una filial con la cual hará las obras en sociedad con inversores españoles.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

5 × tres =