Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

La industria de los combustibles fósiles ha estado obsesionada por sus batallas con las energías renovables – eólica y solar, en particular – a medida que su modelo de negocio se va deteriorando  poco a poco. Pero en Europa, otra amenaza más peligrosa está emergiendo: la eficiencia energética, una inversión ajustada a la moda y económicamente atractiva que los analistas de Citigroup dicen que podría cambiar los mercados de energía para siempre, y retirar a los combustibles fósiles como principal impulsor de los precios de mercado.

La eficiencia energética durante mucho tiempo ha sido utilizada por sus entusiastas como la fórmula más obvia para reducir las emisiones y ahorrar costes. Un megavatio hora (MWh) de energía eléctrica no utilizada es la forma más barata de reducción, dicen, e incluso han acuñado el término ‘negavatio’ para comercializar la idea.

Pero por más que lo intentan y a pesar de los resultados casi inmediatos de la inversión en eficiencia energética, la idea casi nunca ha calado entre el público y los políticos. Y los productores de combustibles fósiles han utilizado aquí y allá su influencia para asegurar que todas las iniciativas importantes se desvanecieran como por encanto.

En Europa, sin embargo, ha ocurrido lo contrario, y Citigroup dice que la combinación de los objetivos comunitarios de eficiencia energética, sus políticas de energía renovable y la aparición de aparatos ultra eficientes y viviendas de cero emisiones tendrá un gran impacto en los mercados de energía.

En efecto, el impacto combinado será reducir significativamente la demanda hasta el punto de que los productores de combustibles fósiles van a perder gran parte de su poder en la fijación de precios. “Diga adiós a los precios de la energía totalmente impulsados por los precios del combustible”, dicen los analistas de Citigroup en su nuevo informe.

“La producción renovable va a continuar creciendo a medida que cae la demanda”, dice el informe. Esto va a exprimir la cuota de mercado de las compañías eléctricas convencionales, por lo que la energía térmica, que es la que hoy fija los precios, pasará a ser un contribuyente marginal en a formación de precios de la energía.

“Los precios de la energía cada vez serán impulsados por los patrones climáticos (temperatura, lluvia, viento y sol), que en la práctica aún son impredecibles. La térmica será un contribuyente a la formación de precios cuando la oferta y la demanda estén apretadas. En general los precios de la energía se mantendrán bajo presión”.

Los analistas de Citigroup también sugieren que el mercado también tendrá que “decir adiós a los picos de la demanda”, ya que la combinación de la reducción de la demanda residencial, la menor demanda de la iluminación, y un aumento de enfoque en respuesta a la demanda y el desarrollo de almacenamiento probablemente derivará en una demanda pico gradualmente menos pronunciada.

Se trata de una reforma radical de los mercados de energía, pero una que dice Citigroup es poco conocida.

Los analistas dicen que las agencias gubernamentales, las instituciones, los operadores del mercado nacionales y las empresas todavía diseñan sus políticas y planes de negocio en base a la suposición de que la demanda crecerá, pero señalan que la eficiencia energética ya ha reducido la demanda en 109TWh (teravatios hora) o el 3,8% entre 2010 y 2015.

Y, según los analistas, esto es sólo el principio, y sugieren que la iluminación LED, los electrodomésticos un 22% más eficientes, la eficiencia de la vivienda y otras tecnologías podrían cosechar un ahorro adicional de 257 TWh de energía para el año 2020, reduciendo la demanda de energía total europea en otro 9,2%.

grafico-de-caida-de-la-demanda-electrica-en-europa

Se dice que la sustitución gradual de grandes electrodomésticos (frigoríficos, lavadoras, lavavajillas, secadoras) con aparatos que hoy en día ofrecen entre un 20% y un 40% más de eficiencia energética que los modelos existentes, debe conducir a un ahorro de 87 TWh de electricidad en los próximos cinco años. Esto equivale a todo el consumo de energía de Bélgica.

Un aumento en los niveles de penetración de la tecnología LED hasta el 55% podría conducir a un ahorro adicional de 47TWh. Esto equivale a todo el consumo de energía de Portugal.

“Las centrales térmicas de carbón y gas se verán atrapadas entre unas energías renovables crecientes y un mercado en retroceso, y se convertirán en marginales sobre una base comercial (algunos de ellos pueden encontrar una segunda vida como proveedores de servicios auxiliares a la red)”, dicen los analistas de Citigroup.

Ellos esperan que la producción de energía térmica que supone el 42% de la generación eléctrica en la actualidad caiga a un 34% en 2020, con una caída de la capacidad de energía no renovable en la red de 51 GW en 2020 y de 123GW en 2025. Los factores de carga térmica caerán también, de un 36%  en 2015 al 30% en 2020, lo que significa que habrá menos plantas y serán menos utilizadas.

La correlación entre los precios de la electricidad y el carbón y precios de los productos de gas disminuirá, y en su lugar los precios de la electricidad se verán influenciados por el clima y la disponibilidad de recursos renovables (hidroeléctrica, eólica y solar).

Los analistas también advierten de que a pesar del cierre de carbón y la nuclear, la generación a gas probablemente caerá un 24% en el periodo 2015-2020. “Esto sugiere que Europa no es un sumidero ilimitado del  exceso mundial de GNL”, escriben.

Y también advierten sobre la necesidad de los pagos por capacidad y otras medidas para “incentivar la seguridad del suministro” (nuevas formas de subvenciones para plantas de combustibles fósiles). “Nuestro análisis sugiere que estos deberían reducirse a la luz de los patrones de consumo probables”, concluyen.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

1 Comentario

Dejar respuesta

Trece − uno =