Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Entre las primeras empresas de EEUU que se comprometieron  a comprar energía limpia estaban gigantes de Internet, como Google y Apple, que estaban preocupados por las necesidades energéticas masivas de sus centros de datos en el país de carbón. Pero hoy en día, cada vez más compañías y de los sectores más variopintos están optando por comprar energías renovables y están haciendo cada vez ofertas más pequeñas.

Esta semana, Goldman Sachs anunció su primer acuerdo de compra de energía limpia a partir de un proyecto eólico de 68 MW que se construirá en Pennsylvania a través de un acuerdo de compra de energía con una subsidiaria de NextEra Energy Resources. Cuando el acuerdo comience a funcionar en 2019, el proyecto eólico cubrirá todas las necesidades energéticas de Goldman Sachs (incluidas las oficinas y centros de datos) en EEUU.

El director global del equipo de medio ambiente de Goldman Sachs, Cindy Quan, dijo que el banco eligió el acuerdo como su primer PPA de energía limpia debido a la ubicación, cerca de su huella energética en la costa este, y debido al tamaño del proyecto, que es similar en alcance a su huella energética. Goldman Sachs, que ha desempeñado un papel importante en la financiación del sector de la energía limpia, también quería invertir en un proyecto que es nuevo y pondría más energía limpia en la red.

Pero Goldman Sachs no es el único. Un gigante de la alimentación como General Mills anunció la semana pasada que había firmado un acuerdo para un PPA virtual de 100 MW de energía limpia a partir de un parque eólico que será construido por por RES en Texas.

Una parte importante del motivo que hay detrás de estas ofertas de adquisición de energía limpia ha sido la caída de los costes de la energía solar y la eólica en los últimos años. Un informe de Bloomberg New Energy Finance publicado el jueves dice que los costos de energía solar se reducirán otro 66% en 2040, mientras que los costos de la eólica terrestre se reducirán otro 47% en 2040.

A menudo, la ubicación del proyecto de energía limpia determina lo barata que será la energía que en el se produzca. La eólica, en general, es más barata que la solar en muchos lugares. El Rocky Mountain Institute acaba de lanzar una herramienta de software el jueves que ayuda a las empresas a identificar los costes más bajos y los mejores lugares para comprar energía limpia.

El otro factor de motivación detrás de estas ofertas es el objetivo de sostenibilidad de las empresas. Goldman Sachs se ha comprometido a tener un 100% de energía limpia a través del compromiso del RE100 . El Rocky Mountain Institute dice que 96 empresas se han comprometido con el RE 100, y el 66% de las empresas del  Fortune 100 tienen objetivos de sostenibilidad públicos, y el 50% de las empresas del Fortune 500 también tienen objetivos de sostenibilidad públicos.

Quan dijo que su primer acuerdo de energía limpia fue motivado tanto por una economía sana como por los compromisos de sostenibilidad de la compañía. “Las decisiones que tomamos tienen que ser comerciales para la empresa”, dijo Quan.

“La compras de energía corporativas realmente se han intensificado en los últimos años y no sólo entre las empresas tecnológicas”, dijo Rob Rains, analista de Washington Analysis. Un boletín reciente de la firma enumera 33 empresas que han completado ofertas de energía limpia en el último año.

El Rocky Mountain Institute ha rastreado casi 1 GW de operaciones corporativas de energía renovable desde principios de enero hasta el 12 de mayo de este año, según se puede ver en el siguiente gráfico:

acuerdos-corporativos-de-energia-renovable

Debido a que las empresas de tecnología tienen esas grandes huellas de energía, balances fuertes y bien conocidas marcas de consumo y los objetivos agresivos de sostenibilidad, muchas de las empresas han tenido una enorme influencia en la superación de estos tipos de ofertas de energía limpia en los últimos años. Washington Analysis señaló que los estados con la mayor concentración de empresas de tecnología y centros de datos han tendido a obtener mejores ofertas de energía.

Los centros de datos pueden ser clientes lucrativos y estables para las compañías eléctricas, por lo que estas a menudo pueden estar más dispuestas a negociar y ofrecerles opciones de energía limpia. Washington Analysis señaló que un ejemplo es un acuerdo entre la eléctrica Dominion y Microsoft por 20 MW de energía limpia que se conectarán a la red  a finales de este año.

Si las empresas no consiguen lo que quieren, las eléctricas se enfrentan cada vez más a la realidad de que algunas empresas podrían optar por desertar de la red. En Nevada, los casinos, como el Peppermill, MGM Resorts y Wynn Resorts están abandonando la red para comprar energía limpia a proveedores externos.

Las grandes empresas tecnológicas todavía siguen apostando por las energías limpias. Esta semana Apple anunció otra emisión de bonos por 1.000 millones de dólares para la financiación de proyectos de energía limpia. Apple dijo que su bono verde – el segundo emitido, y el primero desde que el presidente Trump se alejó del acuerdo de París- está destinado a enviar el mensaje de que muchas empresas estadounidenses aún están comprometidas con el acuerdo de París.

Con el gobierno federal alejándose de las iniciativas para combatir el cambio climático, las empresas (así como las ciudades y los estados) ahora tendrán que asumir el liderazgo de la transición energética hacia la energía limpia en EEUU.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

Trece − 8 =