Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

El mercado mundial de la energía está experimentando una gran transformación: cuando el 2016 llega a su fin, la energía solar, por primera vez, se ha convertido en la forma más barata de producir electricidad, según el informe Climatescope 2016 de Bloomberg New Energy Finance (BNEF).

Hasta ahora, los récords eran meros hechos aislados, como ha venido ocurriendo puntualmente en las subastas de energía en Dubai, Chile o México, donde se han alcanzado los registros más baratos de todos los tiempos en energía fotovoltaica. Pero ahora la energía solar a gran escala sin subvenciones ya compite con el carbón y el gas natural , y los nuevos proyectos solares en los mercados emergentes están costando menos de construir que los proyectos de energía eólica, de acuerdo con los nuevos datos de BNEF.

El siguiente gráfico muestra el coste promedio de nueva energía eólica y solar en 58 economías  emergentes, como China, India y Brasil. La tendencia de los costes hacía presagiar que antes o después la energía solar acabaría siendo más barata que la eólica debido a la caída más pronunciada de los precios, pero nadie había osado vaticinar que ocurriría tan pronto.

sin-titulo

“La inversión en energía solar ha pasado de prácticamente la nada, hace escasamente cinco años, a liderar las nuevas instalaciones a nivel mundia”, dijo Ethan Zindler, jefe de análisis del mercado EEUU en BNEF. “Una gran parte de este cambio histórico se debe a China, que ha sido la que ha desarrollado de forma más rápida la energía solar”, además de ayudar a otros países a financiar sus propios proyectos.

La mitad del precio del carbón

Este año se ha producido una notable carrera por la energía solar. Las subastas,  donde las empresas privadas compiten por contratos enormes de suministro de electricidad, han ido estableciendo nuevos récords de precios a la baja. Todo comenzó con un contrato en enero para producir electricidad a 64 dólares por megavatio-hora en la India; a continuación, un acuerdo en agosto redujo el precio a 29,10 $ / MWh en Chile. Ese precio récord supone más o menos  la mitad del precio de la electricidad generada con carbón.

“Las energías renovables están entrando en una etapa que está minando los precios de los combustibles fósiles”, dijo el presidente de BNEF, Michael Liebreich, en una nota a sus clientes esta semana.

Los datos hacen referencia a los nuevos contratos, pero hay un montón de proyectos que están finalizándose en estas fechas. Cuando acabe 2016 y se lleve a cabo el recuento, es muy probable que la cantidad total de nueva potencia solar fotovoltaica agregada a nivel mundial superará por primera vez a la eólica. Las últimas proyecciones BNEF  hablan de 70 gigavatios de energía solar instalados en 2016 frente a 59 gigavatios de eólica.

El cambio global en energía limpia puede resultar más caro en los países desarrollados, donde la demanda de electricidad es plana o descendente y la nueva solar debe competir con las plantas milmillonarias de carbón y gas actuales. Pero en los países que están añadiendo nuevas capacidades de electricidad lo más rápido posible, “la energía renovable sin subsidios batirá en costes a cualquier otra tecnología en la mayor parte del mundo”, dijo Liebreich.

Punto de inflexión

El mundo ha entrado recientemente  en un punto de inflexión en el que, cada año, se agrega más capacidad de energía limpia que la generada con las suma de carbón y gas natural. El pico de uso de combustibles fósiles para la producción de electricidad puede ser alcanzado  en la próxima década .

top-ten-climascopioEl nuevo informe de BNEF –Climatescope 2016– analiza los perfiles de los mercados emergentes por su capacidad para atraer capital para desarrollar proyectos de energía baja en  carbono. Los mercados con mayor puntuación fueron China, Chile, Brasil, Uruguay, Sudáfrica y la India (ver clasificación a la izquierda).

Cuando se habla de inversión en energías renovables, también hay que destacar que los mercados emergentes han tomado la delantera a los 35 países miembros de la  Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), al totalizar un gasto de 154.100 millones de dólares en 2015 frente a 153.700 millones de los países ricos, apunta el informe de BNEF.

Las tasas de crecimiento del despliegue de energía limpia son más altas en los mercados emergentes, por lo que es probable que permanezcan como líderes de la energía renovable de forma indefinida, sobre todo ahora que las tres cuartas partes han establecido objetivos de energía limpia.

Aun así, la acumulación de energía eólica y solar lleva tiempo, y los combustibles fósiles siguen siendo la opción más barata para cuando el viento no sopla y el sol no brilla. El carbón y el gas natural seguirán desempeñando un papel clave en la reducción de la pobreza energética para millones de personas en los próximos años.

 

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

5 × 2 =