Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Uno de los parques eólicos más grandes y más recientes de Australia del Sur está abriendo camino para, en junio, tratar de disipar uno de los mayores mitos sobre la energía eólica, como es que los parques eólicos no son capaces de aportar seguridad energética.

El ensayo, que implica al parque eólico de nueva construcción Hornsdale 2, de 100 MW, que comenzará a producir esta semana, está siendo financiado por la Agencia de Energía Renovable de Australia (Arena) y también por el Operador del Mercado de Energía de Australia (AEMO).

El objetivo es mostrar que los parques eólicos pueden proporcionar lo que se conoce como FCAS – control de frecuencia y de servicios auxiliares – un componente crítico para asegurar la estabilidad de la red frente a las oscilaciones de tensión inesperadas y otros defectos. Muchos insisten en que sólo la generación a gas y carbón pueden proporcionar esta denominada “inercia” a la red.

AEMO cree que el fomento de los parques eólicos para proporcionar FCAS añadirá más posibilidades de elección de combustible al mercado estrecho de FCAS, y precios más bajos. En la actualidad, sólo unos pocos generadores de gas proporcionan FCAS en Australia del Sur, lo que lleva a grandes alzas de los precios cuando el servicio es requerido. 

El programa es parte de un nuevo y tardío enfoque centrado en la seguridad energética de Australia del Sur, en el que el objetivo es que las energías renovables eólica y solar tengan una cuota del 50% en generación eléctrica, un nivel que probablemente se alcance este año, en cuanto se completen las tres fases del parque Hornsdale y las nuevas plantas solares que se están construyendo en el resto del Estado.

ARENA, además,  también espera que esta semana se anuncie un estudio de factibilidad de una central hidráulica de bombeo de 200 MW en la península de Eyre, en Australia del Sur.

En cuanto a los FCAS que proporciona la eólica, algunos operadores de redes de todo el mundo, como el de Quebec, han requerido parques eólicos para proporcionar FCAS desde hace más de una década. La medida ha sido seguida en Ontario y ahora está siendo adoptada en las redes europeas.

En Quebec, el sistema cuenta con más de 3.000 MW de generación eólica, de los que más de dos tercios de su capacidad puede proporcionar lo que se conoce como “inercia sintética”, que puede dar respuesta a cambios de voltaje como el hizo caer la red de Australia del Sur el pasado mes de septiembre.

La caída de la red y apagones posteriores, aunque no son culpa de las energías renovables, han provocado una reacción feroz contra estas por parte de la Coalición gubernamental y, por supuesto, por la industria del carbón. Reacciones que se esperan disipar con el ensayo del próximo mes de junio, que tendrá una duración de 48 horas, y que está programado para demostrar que los parques eólicos pueden proporcionar esos servicios tan eficientemente como los generadores de gas actualmente en el mercado.

“La importancia de esta prueba es que, si funciona como se espera, será una gran noticia para la integración de más energía renovable en la red”, dice Franck Woitiez, de la compañía francesa Neoen, propietaria del complejo eólico de Hornsdale. “Tradicionalmente, el FCAS se ha proporcionado únicamente por los generadores de gas y carbón. Esto demostrará que la eólica puede proporcionar los mismos servicios de estabilidad de carga base, y que su contribución es más amplia que el mero suministro de electricidad más barata y sostenible”.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

1 Comentario

Dejar respuesta

19 + 18 =