Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

La energía eólica puede haber alcanzado uno de sus hitos más importantes con el anuncio de WindEurope de que la turbina flotante offshore “ha alcanzado la mayoría de edad.”

WindEurope, que representa los intereses de los mercados eólicos marinos más avanzados en el mundo, afirmó el mes pasado que los avances de la cartera de proyectos demuestran que las turbinas flotantes han alcanzado la madurez tecnológica. “La eólica flotante ya no es una tecnología de laboratorio, sino una tecnología viable lista para ser lanzada a escala industrial”, dijo el organismo de la industria en un reciente comunicado de prensa.

WindEurope espera que entre 2017 y 2021 se encarguen 298 megavatios de proyectos eólicos marinos flotantes, empezando este año por el parque eólico Hywind  Scotland, de 30 MW, que está  siendo construido por Statoil y Masdar.

proyectos-de-eolica-marina-flotante-en-europa-hasta-2020

Para el año 2030, MAKE Consulting, que es propiedad de la matriz de GTM Wood Mackenzie, predice que alrededor de 4 gigavatios de capacidad flotante en mar abierto serán instalados en todo el mundo.

Esta es una gota en el océano comparado con los casi 1.260 gigavatios de capacidad eólica que el Consejo Mundial de Energía Eólica  (GWEC) espera ver instalado en 2030, en virtud de su pronóstico más conservador.

A largo plazo, sin embargo, el director de consultoría de MAKE,  Michael Guldbrandtsen, dice que la eólica flotante podría llegar a dominar la industria eólica. “En primer lugar, la energía eólica marina se encuentra en una posición muy buena para dejar fuera del  mercado a la eólica terrestre, al menos en algunos de los mercados claves del extranjero”, comentó.

“Y si nos fijamos en la energía eólica marina, también creo que, a largo plazo, después de 2030, veremos a la eólica flotante desempeñar un papel más importante en algunos mercados”, dijo. “Cuándo se vaya esto producir es difícil de prever, ya que depende de los avances en la reducción de costes”, añadió Guldbrandtsen.

Sobre la base de cifras del Ministerio de Asuntos Exteriores de Taiwan y el Carbon Trust del Reino Unido, WindEurope estima que hay potencial para 4.000 gigavatios de eólica flotante en alta mar en Europa, 2.450 gigavatios en EEUU, 500 gigavatios en Japón y 90 gigavatios en Taiwán.

En Europa y Japón, el 80% de todos los recursos de energía eólica marina se encuentra en aguas situadas con más de 60 metros de profundidad, señaló WindEurope en su informe Floating Offshore Wind Vision Statement del mes pasado. En EEUU, la cifra es del 60% por ciento.

R.V. Ahilan, director del grupo de asesoramiento de energías renovables y tecnologías energéticas en el LOC Group, una consultoría de ingeniería marina, dijo que “la tecnología eólica flotante ha alcanzado la mayoría de edad, pero para su comercialización, creo que le falta un poco de tiempo para que funcione. Un obstáculo es que no hay consenso sobre qué tipo de subestructura flotante debe ser utilizado para las turbinas”.

Actualmente, WindEurope enumera cuatro diseños de subestructura para la eólica marina flotante. El diseño boya de pértiga previsto para Hywind y las plataformas semisumergibles programadas para el proyecto Dounreay Trì de 10 MW, se considera que tienen un nivel tecnológico superior a ocho, lo que significa que han sido calificados a través de pruebas y demostraciones.

Un tercer diseño, la barcaza, se espera que supere un nivel tecnológico de ocho este año, y que la cuarta configuración, denominada plataforma tipo TLP, lo haga en 2018. Todavía no está claro cuál de estos será el más adecuado para la próxima generación de megaturbinas.

“El tamaño de las turbinas está aumentando rápidamente, con MHI Vestas proponiendo actualmente 9,5 MW, y creo que en la primera mitad de la década de 2020 estaremos en 15 o más”, dijo Ahilan. Otra cuestión es la rapidez con que flota eólica marina será capaz de deslizarse por la curva de costos, un tema que despierta cierto debate.

Un estudio  publicado el año pasado por la Agencia Internacional de la Energía prevé una reducción media de los costes del 38% en 2050, y una perspectiva más optimista de hasta el 53%, que era idéntica a las previsiones más agresivas para las tecnologías offshore y terrestres de fondo fijo.

El aprovechamiento de este recurso inagotable será clave para la expansión de la capacidad total de energía eólica marina y apoyar a la UE para alcanzar el objetivo del 27% de energía generada a partir de fuentes renovables para el 2030. Como se destaca en el último informe de WindEurope, liberar el potencial eólico offshore de Europa podría generar entre 2.600 y 6.000 TWh al año a un costo competitivo  de 65 euros / MWh o por debajo, lo que representa el 80% -180% de la demanda total de electricidad de la UE.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

2 × 2 =