La filial británica de Abengoa inicia un proceso para reestructurar su deuda

0
Planta solar de Abengoa en Sanlúcar La Mayor. FOTO: Abengoa.
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Abengoa ha anunciado que su filial británica, Abengoa Concessions Investments Limited (ACIL), ha iniciado un proceso en Reino Unido para la reestructuración de su deuda, en el marco del plan de viabilidad de la compañía.

El anuncio se produce un día después de que el juzgado de lo mercantil número 2 de Sevilla dictase un auto en el que declara la homologación judicial del acuerdo de reestructuración de Abengoa.

En un comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la compañía ha explicado que su filial británica ha iniciado un proceso conocido como Company Voluntary Arrangement (CVA) conforme a lo previsto en la Ley Inglesa de Insolvencias de 1986.

La finalidad del CVA es comprometer las obligaciones de ACIL como garante bajo los préstamos y los bonos frente a los acreedores garantizados que no se adhieran al contrato de reestructuración antes del antes del final del periodo de adhesiones complementario.

Hoy se entregará a los acreedores de la filial británica de Abengoa una copia de los documentos del CVA, entre ellos la convocatoria de la asamblea de acreedores, que se celebrará el 24 de noviembre en Londres, y la propuesta de CVA.

Según el comunicado, los préstamos afectados que la filial de Abengoa en el Reino Unido garantiza tienen un importe total de 1.552,9 millones de euros.

Se trata de un contrato de préstamo sindicado de fecha 30 de septiembre de 2014 por 1.397,9 millones de euros; uno de financiación corporativa del 6 de julio de 2015 por 125 millones y uno de financiación corporativa de fecha 30 de julio de 2015 por 30 millones.

En cuanto a las emisiones de bonos afectadas que ACIL garantiza, el comunicado cita siete en euros por un importe de 2.840 millones y otras cuatro en dólares por un importe de 1.679 millones.

Se trata de dos emisiones de bonos convertibles no garantizados de Abengoa, una por importe de 250 millones de euros a un tipo de interés del 4,5 % y vencimiento en 2017 y otra por 400 millones al 6,25 % y vencimiento en 2019; una emisión de bonos sénior de Abengoa por 500 millones al 8,5 % y vencimiento en 2016 y una de bonos sénior garantizados de la filial Abengoa Greenfield por 265 millones al 5,5 % y vencimiento en 2019.

Además, en euros ACIL garantiza tres emisiones de bonos sénior garantizados de la filial Abengoa Finance, una por 550 millones al 8,875% y vencimiento en 2018, otra por 375 millones al 7% y vencimiento en 2020 y otra por 500 millones al 6% y vencimiento en 2021.

En dólares, ACIL garantiza una emisión de bonos canjeables de Abengoa por 279 millones al 5,125 % y vencimiento en 2017, una de bonos sénior garantizados de Abengoa Greenfield por 300 millones al 6,5 % y vencimiento en 2019 y dos de bonos sénior garantizados de Abengoa Finance, una por 650 millones al 8,875 % y vencimiento en 2017 y otra por 450 millones al 7,75 % y vencimiento en 2020.

Con la homologación judicial a su plan de salvación de este martes, Abengoa logra el requisito para salir de la situación de preconcurso de acreedores que pidió hace un año y para aplicar su plan de reestructuración, lo que se materializará en la junta general extraordinaria de accionistas el 22 de noviembre.

Abengoa tuvo que recurrir al preconcurso de acreedores por su elevado endeudamiento de más de 9.000 millones de deuda financiera y casi 5.000 millones en pagos pendientes a proveedores, en lo que hubiera sido la mayor quiebra de la historia de España.

En estos meses, Abengoa ha reducido su plantilla en 9.000 personas, al pasar de 26.000 empleados en todo el mundo a los 17.000 actuales y ha realizado importantes desinversiones.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

diecisiete − Trece =