Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Uno de los mayores retos a los que se enfrenta Tesla en los próximos meses es resolver cómo dar respuesta a la altísima demanda que el Tesla Model 3, su modelo pensado para el gran público, ha cosechado desde que se abrió el periodo para poder hacer una reserva.

Todas las esperanzas de Elon Musk están puestas en la gigafactoría que la empresa está acabando de construir en el desierto de Nevada, una inmensa fábrica destinada a la fabricación de baterías, que todavía no ha sido inaugurada a pesar de que lleva funcionando parcialmente desde hace algunos meses.

Pero esa situación podría cambiar en breve, ya que Tesla inaugurará su fábrica de baterías – más conocida como la ‘gigafactoría’- el próximo 29 de julio, según un reportaje de la revista Fortune, a pesar de que el anuncio formal hasta ahora conocido indicaba  que esta planta de 130 acres no se pondría totalmente en marcha hasta 2017.

¿Quiénes son los afortunados? Al parecer la compañía está enviando invitaciones a ciertos clientes VIP entre los que se incluyen, además de algún que otro personaje famoso, los clientes que en el programa de referidos del Tesla Model S consiguieron reunir cinco compradores para la compañía.

Un informe anterior de Bloomberg aseguraba que hasta mayo apenas se había ejecutado un 14% de los trabajos del complejo de baterías, muy a pesar de que ya la gigafactoría de Tesla estaría produciendo los anunciados PowerPacks o sistemas de almacenamiento de energía solar para hogares, y los PowerWalls para empresas.

Estas baterías de almacenamiento de energía de la empresa fueron anunciadas en mayo del año pasado, cuando Elon Musk, fundador y presidente ejecutivo de la compañía, anunció que este año comenzaría su producción a gran escala, con la instalación de esta nueva fábrica.

Tesla espera tener esta fábrica totalmente acabada para el año 2020, fecha en la que, además, pretende producir más baterías de litio- ion al año que lo que produjo el mundo entero en 2013. Esto ayudará a que la compañía reduzca los costes de producción en un 30%, lo que en teoría también reduciría el precio a los consumidores.

El Model 3, por ejemplo, tendrá un precio de 35.000 dólares, un gran ahorro en comparación con el Model S, de 71.000 dólares, que se produciría en parte por el trabajo de la gigafactoría. Durante los últimos meses la empresa de autos de lujo ha dado a conocer que el plazo de producción del Model 3 es “imposible de cumplir” por problemas con los proveedores, mientras que el Model X ha tenido que enfrentarse a unas puertas de ala de gaviota imposibles de abrir.

El punto débil de este tipo de vehículos son las baterías, muy costosas y con un proceso de producción que no es nada sencillo, y ahí es donde la gigafactoría viene a marcar un punto diferencial. Aun así, a pesar de esta factoría, las dudas sobre Tesla y su capacidad de producción siguen presentes. ¿Será capaz de hacer frente a la demanda? Según los esuqemas de la ‘doctrina Musk, sí. El tiempo lo dirá.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

Nueve + dieciocho =