Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Cuando piensas en un coche eléctrico, ¿qué vehículo te viene a la mente? Hace cinco años, la respuesta pudo haber sido el Toyota Prius o Honda Insight, pero hoy en día, el objeto de deseo del mundo de coches eléctricos es Tesla. Ser uno de los fabricantes de automóviles eléctricos más vendidos del mundo no solo es querer también se necesita la producción para respaldarlo.

Y esa es la razón por la que la gigafactoría de Tesla es imprescindible, un proyecto que fue considerado meses atrás excesivamente ambicioso y ahora es la responsable de producir la mayoría de las baterías de coche eléctrico de todo el mundo.

La fábrica con sede en Nevada, cuando se finalicen las obras de construcción, se va a convertir en el edificio más grande de todo el estado por sus metros cuadrados. Actualmente, sólo alrededor del 30% del edificio está terminado, ocupando más de 175.000 metros cuadrados por piso. En el futuro Tesla podrá asumir más producción de baterías de la que actualmente es necesaria. Aunque todavía en construcción, ya fabrica una gran cantidad de baterías en la gigafactoría, incluyendo las que se usan para el Powerpack y el Powerwall de Tesla, así como la más reciente incorporación a la flota de Tesla: su Model 3.

En una conferencia telefónica con Goldman Sachs, el dueño de Tesla, Elon Musk, ha confirmado que la gigafactoría inacabada está produciendo más baterías que cualquier otra fábrica del mundo. Este enorme logro está ocurriendo en sólo una de sus sedes propuestas, lo que significa que a medida que la empresa crezca y continúe construyendo gigafactorías adicionales, producirá aún más soluciones de almacenamiento para aumentar el límite exponencialmente.

Actualmente, Tesla está fabricando su nueva célula de batería 2170 en Nevada. Esta célula se utilizará en el Model 3 como una alternativa a la célula 18650 que se encuentra en el Model S y el Model X. Musk ya declaró anteriormente que el tamaño de esta célula hasta el momento era el mejor, desde el punto de vista de la eficiencia, y es la más barata de producir. Pero aunque el coste de producción de las células 2170 es ligeramente superior, espera que a medida que crezca la producción y la demanda del Model 3, el coste se reducirá considerablemente.

No está claro si Tesla planea utilizar sus baterías sólo para sus productos o si planea ampliar su capacidad para convertirse también en un proveedor de otras marcas. Independientemente de los planes futuros, Tesla ya ha logrado que la producción de baterías con tecnología ion-litio sea asequible y eficiente, pero sabe que el reinado de esta tecnología puede ser de corta duración. Tanto es así que está empezando a buscar las páginas de los libros de Toyota y Fisker para comenzar a investigar sobre una batería de estado sólido basada en grafeno.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

veinte + 2 =