La industria siderúrgica muestra su descontento con la subasta de interrumpibilidad

1
El presidente de Unesid, Gonzalo Urquijo. FOTO: Unesid.
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail
El presidente de Unesid, Gonzalo Urquijo. FOTO: Unesid.
El presidente de Unesid, Gonzalo Urquijo. FOTO: Unesid.

La Unión de Empresas Siderúrgicas (Unesid) ha mostrado su descontento por el resultado de la subasta de interrumpibilidad y ha subrayado que se mantiene a la espera de que el Gobierno adopte medidas “oportunas” que permitan la competitividad de la industria.

La patronal siderúrgica considera que el resultado del reciente proceso de subastas del servicio de interrumpibilidad ha tenido resultados “muy insatisfactorios” para esta industria, que ha advertido, puede ver seriamente amenazada su posición competitiva.

En este sentido, han lamentado que el sistema de subasta, diseñado para minimizar la retribución por la prestación del servicio, haya ocasionado una drástica reducción de la misma, lo que unido a la “gran” volatilidad de los precios en España “dificulta, cuando no impide, un mínimo de planificación industrial”.

Asimismo, Unesid ha insistido en que la industria siderúrgica es uno de los pocos sectores económicos que no tiene ninguna ayuda pública, ya que está expresamente excluida de las ayudas, y ha añadido además que sabe desarrollar su negocio “sin necesidad de recurrir al bolsillo del contribuyente”. Sin embargo, ha asegurado que la industria siderúrgica necesita poder competir en los mercados internacionales sin estar lastrada por decisiones administrativas.

Fuera peajes

Por ello, han reclamado que se libere a la industria siderúrgica del pago de cargas que no se corresponden con los costes inherentes a la generación de la energía eléctrica, tal y todo hacen otros países y con plena sujeción a la normativa de competencia europea.

Por otro lado, han recordado que cuando el Gobierno decidió modificar el sistema de gestión de la interrumpibilidad, Unesid ya manifestó su preocupación y advirtió de los efectos “perversos” que tendría el nuevo sistema sobre la supervivencia de la industria que consume mucha electricidad, y en particular sobre la industria siderúrgica en España. Unesid recurrió entonces las disposiciones normativas que se han ido modificando y el recurso está pendiente de resolución por parte de los tribunales.

Como ejemplo, cita Unesid, Alemania ha aportado este año alrededor de 300 millones de euros a la industria electrointensiva para la compensación de los costes indirectos de CO2 mientras en España el presupuesto era de 1 millón y no se ha materializado. 

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

1 Comentario

Dejar respuesta

15 + Ocho =