Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

La zona de la Lora no quiere ser solo historia del petróleo en España e insta al Ministerio de Energía a que publique una nueva concesión de la explotación de los pozos que en su día llevaron a llamar a esta área “el Texas español”.

Vecinos y veraneantes han marchado hoy desde el nuevo Museo del petróleo de la localidad hasta el “Pozo 1”, donde el 6 de junio de 1964 se encontró la primera bolsa de petróleo.

Pese a la mala calidad del crudo y la cantidad cada vez menor de barriles, el campo petrolífero de Ayoluengo siguió funcionando hasta el 31 de enero de este año.

El primer pozo de petróleo de España y el único de la península ibérica que está en suelo firme se vio obligado a cerrar por la decisión del Consejo de Ministros de denegar la prórroga de la concesión por diez años que había solicitado la empresa británica Leni Gas&Oil, titular de la explotación los últimos diez años.

El yacimiento contaba en su inicio con 52 pozos, que producían más de 5.000 barriles diarios, aunque en el momento de su parada sólo quedaban activos diez pozos, con una producción entre 100 y 150 barriles.

El alcalde de Sargentes de la Lora, Carlos Gallo, cree que “todavía hay esperanza” porque el último estudio del subsuelo de la zona, que se realizó en 2013, estableció que quedaban por sacar 107 millones de barriles de petróleo y la empresa Leni Gas&Oil ya comunicó en 2015 su interés por participar en un concurso para una nueva concesión, con un proyecto de inversión para pasar de los 115 barriles diarios que se extraían últimamente a 1.500.

Sin embargo, los meses van pasando desde el final de la anterior concesión y el Ministerio de Energía sigue sin publicar en el Boletín Oficial del Estado el concurso para una nueva concesión.

“El tiempo va pasando y da pena ver la comarca aún más vacía, con las dieciocho personas que trabajaban en Ayoluengo sin saber cuál será su futuro, porque ahora están con un Expediente de Regulación Temporal de Empleo para un máximo de un año y el tiempo pasa”, ha explicado a Efe el alcalde.

Carlos Gallo, que ha promovido la marcha de hoy para llamar la atención de las autoridades, ha enviado ya dos cartas al ministerio pidiendo que convoque el concurso para la nueva concesión, una de ellas arropada con 2.500 firmas de apoyo.

Asegura que la empresa británica que explotaba los pozos de Ayoluengo hasta enero no es la única interesada y que, sea cual sea la adjudicataria, para aumentar la extracción será necesario realizar una inversión importante que “seguramente también beneficiará al pueblo”.

El alcalde afirma que ahora, en verano, “el pueblo tiene vida porque vienen muchas familias de otros lugares”, pero si se pierden los dieciocho empleos de los pozos de petróleo será “un mazazo” para una zona que ya ha sufrido los efectos de la despoblación a medida que bajaba la producción del petróleo, pero puede quedar convertida prácticamente en una zona abandonada.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

catorce + 8 =