La nueva Abengoa inicia su andadura en la cuerda floja

0
Los sindicatos se temen lo peor en Abengoa.
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Abengoa ha convocado para el próximo 22 de noviembre la Junta de Accionistas que deberá aprobar el acuerdo de reestructuración y la renovación de todo el consejo de la compañía, que pasará a estar capitaneada por Gonzalo Urquijo Fernández de Araoz.

Según ha comunicado hoy la empresa a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el orden del día de la Junta incluye reducir el número consejeros de Abengoa de diez a siete y la entrada de Urquijo en el máximo órgano de gestión de la compañía en calidad de consejero ejecutivo.

El resto de asientos pasarán a estar ocupados por Manuel Castro Aladro, José Luis del Valle Doblado, José Wahnon Levy, Ramón Sotomayor Jáuregui, Javier Targhetta Roza y Pilar Cavero Mestre, todos ellos como consejeros independientes.

Fuentes de la compañía, en preconcurso de acreedores desde hace casi un año, han apuntado que todos ellos han sido seleccionados por una consultora independiente y “cuentan con un altísimo nivel profesional y experiencia en el ámbito industrial y procesos de reestructuración”.

Los accionistas también deberán ratificar la propuesta de ampliar capital para incrementar los fondos propios de la sociedad mediante la emisión y puesta en circulación de nuevas acciones clase A (0,02 euros de valor nominal) y clase B (0,0002 euros), cuyo desembolso se llevará a cabo mediante compensación de créditos, con previsión de suscripción incompleta.

Adiós a los Benjumea

Esta operación dará lugar a la nueva estructura societaria, en la que los actuales accionistas verán diluida su participación al 5 %, mientras que los acreedores y nuevos financiadores se quedarán con el 95 % restante.

La presencia de los Benjumea y otros familias históricas de la compañía se quedará en alrededor del 1,5 %.

Asimismo, se abordará la ecuación de canje de los dos tipos de acciones, A y B, que se quedarán en una única tipología. Aunque este punto está incluido en el orden del día de la Junta, no es un asunto vinculante para la viabilidad del plan de reestructuración, han subrayado desde Abengoa.

En virtud de dicha unificación y de conformidad con la ecuación de canje planteada, cada acción de clase B dará derecho a una acción nueva y por cada 1.000 acciones de clase A se recibirán 1.915 de los nuevos títulos.

La aprobación por parte de la Junta de los acuerdos para reestructurar la compañía, permitirá a Abengoa salvar la que habría sido una de las mayores quiebras en España.

Pero antes de esta Junta, la compañía deberá lograr la adhesión del 75 % de los dueños de su deuda a ese plan de reestructuración, un proceso cuyo plazo acaba el próximo martes.

Después, deberá llevarse al juez antes del próximo viernes 28 de octubre, cuando concluyen los meses de prorroga que se solicitaron en marzo.

Abengoa pidió el preconcurso de acreedores en noviembre de 2015 asfixiada por un elevado endeudamiento: más de 9.000 millones de deuda financiera y casi 5.000 millones en pagos pendientes a proveedores.

La compañía -que durante el proceso ya ha perdido 9.000 empleos- y sus principales acreedores lograron cerrar un acuerdo de reestructuración que prevé la inyección de 1.170 millones de euros y la dilución de los actuales accionistas.

Tras publicar la convocatoria, se suspendió la negociación de las acciones de Abengoa que volvieron al parqué con un descenso del 10 %.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

18 + diecisiete =