Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Las 18 centrales térmicas de carbón que hay en nuestro país, más la fábrica de celulosa de Sniace y la planta química de Solvay van a tener que realizar cuantiosas inversiones para cumplir el Plan Nacional Transitorio (PNT) para grandes instalaciones de combustión tras aprobarse el pasado viernes en Consejo de Ministros.

En total se trata de 29 instalaciones, (algunas centrales térmicas cuentan con dos o tres grupos), que deberán hacer las inversiones medioambientales necesarias para cumplir con los valores límite de emisión individuales que marca la ley.

Todas excepto las instalaciones de Alcoa en San Ciprián, que solo están obligadas a realizar la conversión a gas natural, y las centrales térmicas de ciclo combinado de Sant Adrià de Besòs (Barcelona) y la de San Roque (Cádiz). La primera ya hizo los deberes en abril del año pasado cuando la compañía anunció de manera oficial el cambio de fueloil a gas natural, y las segundas, según dicta el borrador del PNT, no precisan de medidas adicionales.

Para el resto de centrales, hasta el 30 de junio de 2020, el PNT obliga a reducir progresivamente las emisiones de dióxido de azufre (SO2), dióxido de nitrógeno (NO2) y de partículas hasta el 1 de julio de 2020. Para ello, se ha realizado un cálculo con un techo de emisión anual, conocido también como burbuja, que en algunas centrales térmicas, como la de Compostilla, supone la reducción de hasta un 83% de las toneladas de NOx.

calculo-techo-contaminante

La aprobación de este Plan coincide en fechas con la presentación del Plan Estratégico de Endesa 2017-2020, en el que la compañía anunció que no iba a haber inversiones para las centrales de carbón nacional “si no cambian las condiciones de mercado”. Esto significa que la central de Compostilla en Cubillos del Sil (León) no va a poder adaptarse a las directivas europeas, lo que supone en un cese de la actividad en la práctica. El plan contempla unas reducciones para la térmica que van del 50% en las emisiones de SO2 (dióxido de azufre) al 83% de NOx (óxidos de nitrógeno), dejando el techo de las partículas en torno al 40%.

La misma suerte correrán la central de Teruel, en el municipio de Andorra, y la de Puentenuevo III (Córdoba) ya que también son centrales de carbón nacional.

El resto de centrales térmicas ya han iniciado inversiones para reducir las emisiones de dióxido de azufre y óxido de nitrógeno, excepto La Robla II (León), propiedad de Gas Natural Fenosa que no ha confirmado ninguna inversión, al igual que en sus instalaciones de Narcea II y III (Asturias). En el caso de Narcea I si ha anunciado su cierre, al igual que Endesa lo ha hecho de su central de Anllares en León.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

cuatro × 1 =