Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Tres tendencias  están marcando la rápida transformación del sector energético mundial, según se recoge en un nuevo documento del Intitute for Energy Economics and Financial Anlysis (IEEFA) que acaba de publicar con motivo de la entrada en vigor del histórico Acuerdo de París. A saber: la transición mundial hacia las energías renovables se está acelerando; el cambio está sucediendo más rápido de lo esperado, y los que se quedan atrás en esta transición se enfrentan a crecientes riesgos financieros.

En este último punto, el informe del IEEFA señala que “los responsables políticos, las empresas y los inversores que hacen caso omiso de este movimiento tecnológico histórico lo hacen corriendo su propio riesgo financiero y con la probabilidad de que este les lleve a un riesgo creciente mayor de activos abandonados, ya que en este mercado los cambios se aceleran cada vez más.

crecimiento-del-mercado-de-bonos-verdesEl informe,  2016: Year in Review.Three Trends Highlighting the Accelerating Global Energy Market Transformation, establece amplios patrones emergentes así como las tendencias específicas de cada país y los datos clave sobre la inversión nacional e internacional hacia las tecnologías de energía renovable y limpia.

Los indicadores de grandes cambios en los mercados de energía el año pasado están en todas partes. Cuando se examina de manera integral, a nivel global, la escala y el ritmo de cambio son, a juicio de los analistas de IEEFA, “sencillamente asombrosos, no del todo inesperados, pero sorprendentes, no obstante”.

la-caida-de-los-costes-solar-y-eolica-continuanSegún el informe, la velocidad y la naturaleza global de este cambio es bastante diferente a todo lo que se ha visto en los tiempos modernos para los mercados de energía, de áreas tan diversas como las tecnologías de baterías y vehículos eléctricos y las nuevas tarifas solares en mínimos históricos según las adjudicaciones de las subastas  de los programas de desarrollo de  las energía renovables de distintos países. Unos mínimos que van a seguir cayendo a tenor de las previsiones, tal y como se puede observar en gráfico de la izquierda.

Algunos de los sectores de la energía limpia “ganadores” están transformando progresivamente sus modelos de negocio por completo. En el otro extremo del espectro están las empresas que producen combustibles fósiles con sus puntos de vista “anticuados”, según el informe. Estos incluyen BP, ExxonMobil, Shell, Santos y Peabody Energy, todas ellas empresas que siguen estrategias de gestión del clima “con demora y a regañadientes”, según Tim Buckley, director de estudios financieros de la energía para la zona de Australasia de IEEFA.

El informe se centra en los principales mercados como China, India, EEUU y Reino Unido y profundiza en los mercados nacionales y subnacionales claves en los que el ritmo de cambio de marcha es especialmente rápido, como es el caso de México, Alberta (Canadá), Argentina, Chile, Marruecos y donde las mejoras en costes  han sido más significativas, como Países Bajos y Dinamarca en energía eólica, y Emiratos Árabes Unidos y Chile en energía solar.

Como explica el informe, la política de precios de carbono jugarán un papel crítico en la aceleración de las finanzas y el cumplimiento de los objetivos señalados en el Acuerdo de París. A pesar de que 100 países firmantes del pacto están considerando algún tipo de precio del carbono, el progreso en este frente ha sido lento.

cuota-del-sector-termico-de-carbon-en-el-mercado-electrico-de-eeuuPero eso, según el informe, va a cambiar el próximo año, ya que varias regiones tradicionalmente centradas en combustibles fósiles se alejan del carbón hacia la energía renovable, incluyendo el Reino Unido, EEUU y Canadá.

Los analistas de IEEFA también observan que en un mercado financiero limitado por el carbono, las inversiones en curso en carbón conllevan un riesgo significativo en los activos abandonados y una desventaja potencial para las economías nacionales que dependen de la rentabilidad de la minería del carbón.

El examen realizado por los analistas de IEEFA constata cómo las naciones desarrolladas han dado pasos importantes en el impulso de las energías renovables animando a las naciones en desarrollo a hacer lo mismo, aunque algunas economías avanzadas -sobre todo Japón y Australia- todavía están algo atrasados.

El enfoque tradicional del mercado de la energía de Occidente ha dejado de lado África, el hogar de la mayoría de los países menos desarrollados del mundo y en donde, a pesar de tener más radiación solar que países como Alemania,  1,3 millones de personas siguen viviendo sin acceso a la electricidad.

El informe indica que la energía renovable eclipsa a todos los demás sistemas de generación de energía como solución para la pobreza energética tanto por las mejoras mejoras tecnológicas como por la rentabilidad impulsada por las microrredes y sistemas fotovoltaicos como los que se han hecho populares en Bangladesh.

El informe también destaca que África está alcanzando rápidamente el punto en que la financiación y las barreras regulatorias van a dejar de ser un obstáculo, lo que posiciona al continente africano en unas condiciones óptimas para convertirse en el primero cuyo desarrollo esté impulsado en gran medida por la energía renovable.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

cinco × cuatro =