Latinoamérica debe trabajar en el aprovechamiento y gobernanza de recursos

0
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

América Latina, la región más verde del planeta desde el punto de vista de oferta energética renovable, debe trabajar aún en “una visión regional en materia del aprovechamiento y gobernanzas” de sus recursos naturales por el bien de futuras generaciones.

Así lo cree el secretario ejecutivo de la Organización Latinoamericana de Energía (OLADE), el uruguayo Alfonso Blanco, quien reconoció que ese es uno de los “desafíos” del continente.

“En términos generales tenemos que trabajar de forma consistente con una visión regional en materia del aprovechamiento y gobernanzas de nuestros recursos naturales, eso es un desafío que nuestra región tiene y con el cual OLADE está comprometido”, afirmó, dijo a Efe.

Al frente de una organización de 27 Estados miembro, Blanco dice que el “disponer de recursos naturales siempre tiene claros beneficios, pero también grandes desafíos” y la región debe “mejorar mucho” en beneficio también de “las generaciones futuras”.

El ingeniero uruguayo, de 42 años, precisa que no se refiere únicamente a los hidrocarburos sino también a la minería.

Con sede en Quito, la OLADE celebrará mañana una reunión de expertos técnicos en la que Blanco presentará su plan de trabajo para la gestión que inició en enero pasado y que quiere enfocar en la planificación energética a largo plazo.

“Hay países de la región que ya lo tienen bastante desarrollado, sin embargo hay otros (..) que tienen aún cuadros técnicos algo debilitados”, explica.

Su objetivo es que OLADE asuma un papel más central en el “intercambio de experiencias” y aportar a los países de la región menos avanzados a partir de la cooperación Sur-Sur.

En una evaluación general, realza el trabajo de países como Brasil, México, Chile, Uruguay o Costa Rica, si bien indica que hay “otros que los temas de planificación aún no están 100 % internalizados”, en general “países pequeños que a veces no cuentan con recursos propios”, dijo.

Espera que OLADE sirva de puente porque -asegura- en América Latina no falta el conocimiento y hay países “que han logrado una composición de su matriz energética enteramente renovable”.

Son los casos de Costa Rica y Uruguay, en este último con una matriz basada en la hidroelectricidad (60 %), biomasa y energía eólica; sólo el transporte depende de los hidrocarburos.

Sin llegar a esos niveles, otros muchos apostaron hace ya años por la energía renovable y la matriz de oferta total, como grupo regional, asciende al 25 %.

“Somos la región más verde de todo el planeta”, dice con orgullo quien, además, ve en su propuesta un componente socio-político.

Cree que el mayor aporte de su propuesta es “invitar a todos los países de la región a que trabajen con un abordaje técnico y una visión de largo plazo para generar políticas de Estado y no meras acciones a nivel de la administración de gobierno”.

Y aunque destaca la experiencia latinoamericana en grandes proyectos cree que aún “quedan aspectos para mejorar en materia de armonización de los temas regulatorios”.

“Hay que trabajar mucho en la integración del conocimiento, en los modelos de simulación de sistemas energéticos con el fin de que se permita una planificación integrada entre países”, dijo aunque reconoce que los procesos de integración “están muy condicionados por los ciclos políticos”.

“Han existido impulsos por la integración, después se han debilitado y los países han tendido a la autarquía energética (..) Se ha transitado ciertos ciclos en la región, pero no debemos dejar de lado que (también) tiene grandes experiencias a nivel de proyectos y obras de infraestructuras a nivel binacional para el sector de la energía”, añadió.

Un objetivo que OLADE pretende apoyar desde el “apoyo técnico”, es decir, con mayor intercambio de conocimiento, formación, y modelos regulatorios entre los países.

Consultado por Efe sobre cómo la generación de un cambio de matriz energética se puede ver obstaculizada por la dependencia presupuestaria de algunos gobiernos en la renta petrolera, Blanco reconoce que “esa es una realidad” de la región y “las cuentas de los países que disponen de recursos fósiles están muy sustentados” en esos beneficios.

Pero garantiza el apoyo técnico a los Estados miembro que quieran una matriz más renovable, lo que se haría, caso por caso, con “la conformación de un marco de explotación de recursos naturales de forma costo-efectiva”.

“Nosotros lo que damos fundamentalmente son pautas para mejores modelos de gobernanza por parte de los países, no incidimos en los aspectos de soberanía que tiene cada uno en el aprovechamiento de sus recursos naturales”, concluyó.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

1 × 4 =