Los consejeros del CSN discrepan en la revisión de la guía de seguridad

0
Sede del CSN (Consejo de Seguridad Nuclear).
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

La revisión de la Guía de Seguridad del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) ha motivado discrepancias entre dos de los consejeros del órgano regulador, Cristina Narbona y Fernando Castelló, según consta en la explicación de su abstención y voto en las actas del último pleno de noviembre hechas públicas.

En las actas, la consejera Narbona justifica su abstención en la votación de la actualización de la guía, en que no le parece bien que el CSN plantee “disociar” la revisión periódica de seguridad de las centrales, que se realiza cada diez años, del periodo de renovación de autorización para operar.

Según manifiesta la consejera “en la memoria que acompaña el borrador no hay ningún argumento que justifique la disociación de las Revisiones Periódicas de Seguridad del tiempo de explotación de la central”, siendo el plazo de diez años de máximo en ambos casos.

Narbona considera que el hecho de que evaluación de seguridad y concesión de autorización para operar vayan acompasadas es una práctica “consolidada” en España y está en consonancia con lo que marca el Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA).

La consejera critica que “la única referencia” en la que se basa el CSN para disociar ambos periodos son los comentarios internos recibidos de una reunión mantenida entre altos técnicos de este órgano y UNESA, en la que la patronal eléctrica propone la eliminación de la referencia a los diez años “por no ser coherente con el proceso de renovación de la autorización a la central de Garoña”, en Burgos.

El titular de la central burgalesa ha solicitado un permiso para operar 17 años más.

Por su parte, el consejero Castelló añade en la explicación de su voto a favor de la revisión de la guía, que “el análisis de la revisión periódica de seguridad es garantía razonable de que en el periodo siguiente de operación, las condiciones de seguridad se seguirán manteniendo”.

Castelló subraya que la guía sigue recogiendo que “conviene la realización de una revisión de seguridad de al menos cada diez años, independientemente del periodo por el cual el Ministerio otorgue la renovación de la autorización de explotación”.

Agrega el consejero que en el caso de Garoña, “la aplicación de los requisitos a la instalación no se altera ya que la instrucción del CSN sobre requisitos de seguridad para la gestión del envejecimiento y la operación a largo plazo de las centrales nucleares está en vigor”.

Ambos consejeros mantuvieron otro desencuentro en el pleno a raíz de la propuesta presentada por Narbona para que antes de que decidir la prolongación de la vida útil de las centrales hasta los 60 años, se monte una comisión de expertos internacionales que analicen las implicaciones de esta medida en todos los ámbitos, especialmente en el económico por la mayor generación de residuos.

Castelló responde a la propuesta que el CSN “no está para hacer política energética”, ya que eso le corresponde al Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital.

El CSN está integrado por cinco consejeros, tres de los cuales fueron propuestos por el PP, entre los que está Castelló, y dos por el PSOE, entre ellos Narbona, ex ministra socialista de Medio Ambiente.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

6 − tres =