Los consumidores europeos piden a Bruselas simplificar las facturas eléctricas

0
Una factura de la luz.
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

La Organización de Consumidores Europeos (BEUC) pidió hoy a la Comisión Europea (CE) que simplifique y aclare las tarifas eléctricas para que los usuarios reciban información comprensible y concisa sobre su gasto energético.

El organismo realizó la exigencia durante una rueda de prensa sobre las nuevas propuestas del Ejecutivo comunitario en el ámbito de la electricidad, cuyo anuncio está previsto para el próximo 30 de noviembre.

“La Comisión debería presentar una serie de requisitos mínimos sobre información que debería aparecer en la factura, de modo que los consumidores entiendan realmente por qué están pagando”, explicó la encargada de economía en BEUC, Monika Stajnarova.

En ese sentido, la asociación manifestó su confianza en que Bruselas reduzca la extensión de las facturas, precise la estructura del precio, su cálculo y la duración del contrato, y obligue a indicar los datos de contacto para transmitir quejas al proveedor y obtener información adicional sobre el consumo.

La Organización de Consumidores Europeos también exigió a las autoridades comunitarias reducir el plazo de tres semanas necesario para cambiar de proveedor de electricidad y eliminar las tasas impuestas a los clientes que se decantan por esa opción.

De acuerdo con la institución, la Comisión propondrá abolir las tasas a los contratos indefinidos, pero no a los de plazo fijo.

La BEUC también indicó que las compañías eléctricas deberían demostrar sus pérdidas cuando los clientes escogen los servicios de otra empresa y, por tanto, justificar la imposición de la tasa.

“Algunos clientes creen que si cambian de proveedor perderán el suministro de electricidad”, comentó Stajnarova sobre la firma de contratos con otras empresas, práctica que, en su opinión, evidencia la competencia del mercado y permite ahorrar.

Sobre los contadores inteligentes, la encargada de economía del BEUC puso el acento en el “creciente riesgo” para la privacidad, pues estos dispositivos recopilan hasta 3.000 veces más información que los medidores analógicos y podrían dar cuenta de lo que ocurre en los hogares a partir del consumo energético.

“Todos estos datos deben permanecer dentro de la casa, bajo el control de los consumidores”, comentó Stajnarova, para quien los contadores inteligentes deben proporcionar facturas más exactas, facilidades para cambiar de proveedor e información en tiempo real sobre el consumo energético, de modo que el cliente pueda adaptar el gasto.

En cuanto a las energías renovables, el colectivo resaltó que para el 80 % de los hogares europeos, incluidos los españoles, sería más barato producir energía solar mediante paneles que comprarla de la red eléctrica.

Por ese motivo, pidió a Bruselas mayores facilidades para fabricar y vender la energía renovable obtenida en las propias viviendas.

Asimismo, exigió promover la eficiencia energética y fomentar los electrodomésticos y aparatos electrónicos más respetuosos con el medio ambiente.

En general, la Organización de Consumidores Europeos subrayó la importancia de que las propuestas del Ejecutivo comunitario otorguen “beneficios concretos” a los usuarios.

“En un mercado con una baja confianza de los consumidores resulta esencial que la Unión Europea ponga a los usuarios en el centro de sus políticas”, comentó la directora general de la BEUC, Monique Goyens.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

16 + tres =