Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Europa alcanzó su oferta más baja de la historia para un proyecto de energía eólica en alta mar la semana pasada en una subasta alemana en el Mar del Norte y Báltico, un hecho que respalda la reciente tendencia de fuerte reducción de costes en esta tecnología.

La primera llamada “subasta inversa” de Alemania para la energía eólica marina desplazó por primera vez  al sistema de subsidios en busca de un enfoque orientado a reducir los costes.

La subasta alemana logró un  precio medio ponderado de 44 céntimos de euro por kilovatio hora hora y varias ofertas de cero euros, siguiendo una tendencia general de los precios más bajos en las subastas similares en Dinamarca y los Países Bajos.

precios-eolica-marina

En Alemania, las ofertas están en la parte superior del precio de la energía al por mayor. En consecuencia, las ofertas de cero euros perciben sólo el precio de la energía al por mayor.

En Dinamarca y los Países Bajos, las ofertas son una cantidad all-in, la cual comprende el precio mayorista de energía, más una “tarifa deslizante” que encabeza la diferencia de la cantidad ofertada.

En los tres países, las compañías adjudicatarias recibirán una tierra libre y conexión a la red en alta mar y la conexión de cable submarino. Por lo tanto, la oferta de cero euros, como la  alemana de semana pasada, no es precisamente una oferta no subvencionada.

Dicho esto, es bueno tener en cuenta que los proyectos eólicos marinos necesitan  un tiempo para construirse: los proyectos ganadores de la subasta alemana de la semana pasada se completarán en 2025 a más tardar. Eso quiere decir que los precios ofertados ahora no se aplicarán antes de un plazo de ocho años, que será cuando el proyecto se haya completado. A pesar de ello, los costes de la energía eólica marina siguen cayendo.

Quizás lo más significativo es que las subastas están haciendo bajar el precio que demandan los desarrolladores,  en comparación con los precios anteriores, administrados públicamente bajo esquemas de subsidios.

Además, también ha ayudado un cambio radical en los tamaños de las turbinas, que ahora son de 8 megavatios de potencia frente a los de 3-4 megavatios vigentes hasta ahora. Mientras tanto, el aumento de la confianza del inversor ha reducido los costes de capital.

La reducción de costes es una buena noticia para el crecimiento de las energías renovables en los países del norte de Europa, donde la demanda pico de invierno, junto con las latitudes del norte, convierten a la energía solar en una solución más a medio plazo.

Estas regiones tienen acceso a los grandes recursos de energía eólica marina en las aguas poco profundas del Mar del Norte que rodean Gran Bretaña, Noruega y el norte de Europa continental.

Y en una notable ventaja frente a otras renovables variables, la eólica marina cumple una proporción mucho mayor de su capacidad teórica de factor de carga en comparación con la eólica terrestre y la energía solar, porque el viento en el mar sopla más fuerte y con más frecuencia.

Gran Bretaña es el líder mundial en desarrollo de energía eólica marina, con más de 5 gigavatios instalados. En Gran Bretaña, los factores de carga el año pasado fueron del 37% para la energía eólica marina, frente al 24% de la energía eólica terrestre, y el 11% para la energía solar.

El gráfico de arriba muestra la tendencia reciente de costes en Dinamarca, Países Bajos y Alemania. Gran Bretaña no se incluye, dado que su régimen de precios incluye los costes de la conexión a la red en alta mar, lo que hace difícil la comparación directa. En el caso de Alemania, se incluye el máximo de la semana pasada y ofertas mínimas (€ 60 y 0 € por MWh), y se ñade un precio de energía hipotética de 50 € / MWh, lo que refleja las expectativas de precios de la energía alemanas mucho más altos en la década de 2020.

 

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

Trece + tres =