Los edificios públicos de Baleares consumen solo energía renovable desde enero

0
Fotovoltaica en Baleares.
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Todas las instalaciones de la Comunidad Autónoma de Baleares consumen ya energía renovable y el Govern prevé que permitan evitar la emisión de 199.000 toneladas de dióxido de carbono (CO2) en un año.

Desde el 1 de enero está en vigor el nuevo contrato de suministro energético que supone que el 100% de la energía suministrada en las instalaciones de la administración autonómica procede de fuentes renovables, ha informado la Conselleria de Territorio, Energía y Movilidad en un comunicado.

El conseller Marc Pons ha explicado que este contrato es “un paso en la transición energética”, dado por “uno de los principales consumidores energéticos” de la comunidad, como es el Govern, con alrededor del 4% del total.

El objetivo del contrato es que la Administración se implique en el cambio de modelo energético dando ejemplo y fomentando el uso de renovables y el autoconsumo, así como reducir la emisiones contaminantes mediante energías limpias en vez de la combinación de fósiles, gas natural y un pequeño porcentaje de renovables que se ha empleado hasta ahora.

Además se reducen costes y se hace una gestión más eficaz al unificar el suministro a 800 puntos en un solo contrato.

Como parte de este contrato de suministro, cada empresa adjudicataria deberá instalar una determinada potencia de paneles fotovoltaicos para que generen una parte de su consumo eléctrico a partir de renovables en la propia instalación.

Esto supondrá que en 2017 se instalarán renovables en 4 depuradoras (Cales de Mallorca, Felanitx, Portocolom y Ciutadella) y en 5 centros sanitarios (en los hospitales Comarcal de Inca, Verge de la Salut, Mateu Orfila y de Formentera y en el centro de salud Insular de Ibiza).

La potencia renovable total que se instalará en 2017 es de 1.045 kW, prácticamente la misma que entre 2012 y 2015. De ella, 855 kW, son a cargo del contrato de suministro, y otros 190 kW, para inversiones directas de la CAIB.

El contrato de nuevo suministro energético tiene una vigencia de 2 años y un presupuesto de 35 millones de euros anuales. La energía se suministra en 800 puntos y se prevé un consumo total de 251 GWh cada año, el equivalente a ese 4% del consumo eléctrico de Baleares.

Los adjudicatarios son Gas Natural para el lote 1 y Endesa para el 2. Al finalizar el primer año, estas empresas deben volver a presentar ofertas económicas, para que se pueda obtener el mejor precio.

El lote 1 del contrato es únicamente para instalaciones de Abaqua (desaladoras y depuradoras) y es de precio variable porque se trata de instalaciones que puedan programar sus mayores consumos en las horas en que la electricidad es más barata.

El lote 2 es para el resto de edificios y servicios, y tiene un precio fijo que supone un abaratamiento de costes del 4% respecto del contrato vigente hasta ahora.

Las instalaciones incluidas en el contrato son los trenes de SFM (en su tramo electrificado), las depuradoras y desaladoras de Abaqua, los hospitales y centros de salud del IB-Salut, las instalaciones de la televisión pública IB3, el Conservatorio de Ibiza y Formentera y los puertos gestionados por Ports IB.

También se incluyen los refugios del Ibanat, las residencias gestionadas por el Govern, los edificios de la Fundación Instituto s’Estel, todos los institutos de secundaria, el sistema TETRA de telecomunicaciones (señales de TV y servicios de emergencias) y los edificios del SOIB.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

cinco × dos =