Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

La construcción de una carretera solar en Francia se está convirtiendo en un foco de atención debido a la novedad del proyecto; sin embargo, los expertos solares tienen un punto de vista diferente, al ver la construcción como económicamente inviable y, en realidad, perjudicial para la industria solar.

Una carretera solar de 340 kW está actualmente en construcción en Normandía, Francia. Tendrá un kilómetro de longitud, con una superficie de 2.800 m2, según Michel Salion, del departamento de prensa de Colas-Wattway, una filial del grupo Bouygues . A pesar de que la web del Ministerio de Ecología francés dice que tendrá la capacidad de suministrar 17.963 kWh al día, de hecho solo generará 767 kWh diarios.

Ségolène Royal, ministra francesa de Ecología, anunció que un kilómetro de carretera solar suministrará electricidad suficiente para 5.000 casas. Esto también es incorrecto. Con 767 kWh al día día, sólo será capaz de alimentar 50 hogares franceses. El costo de un kilómetro de la carretera solar es 5 millones de euros, lo que arroja un coste total de 100.000 euros por cada vivienda que se alimente energéticamente con la electricidad producida por la carretera.

Los datos erróneos generan una gran cantidad de publicidad en todo el mundo, pero los expertos en energía solar han ofrecido análisis del proyecto muy diferentes. “Las carreteras solares en Francia son mucho menos eficientes y más costosas que los sistemas fotovoltaicos en las azoteas de las viviendas y las estructuras de los estacionamientos, y en las plantas de energía fotovoltaica”, comentó Mark Jacobson, director del Atmosphere Energy Program en la Universidad de Stanford y fundador de The Solution Project.

Para Jenny Chase, jefe de análisis solar de Bloomberg New Energy Finance (BNEF), “las carreteras solares francesas parecen más una forma de subvencionar a las empresas francesas que una forma de producir electricidad”. Mientras tanto, el fundador de BNEF, Michael Liebreich, se refería al asunto con un titular un tanto satírico: “Compañía francesa recibe un subsidio para construir una carretera solar con aproximadamente 170 años de amortización”.

Colas dijo hace un año que el costo de la carretera solar sería de 6 €/ W. Pero este precio solo incluía los módulos, sin contar los costes del balance del sistema (BOS) y los costes del inversor. “El camino solar es un sinsentido técnico y económico”, añadió el analista solar Pietro Radoia.

“La carretera es la peor ubicación para los paneles solares. Francia puede instalar fotovoltaica sobre tejados. Colas se encuentra en una situación de monopolio, sin competencia para poder esperar que los costes bajen”. Chase también indicó que el Wattway sería incluso muy caro para su uso en carriles de bicicletas o estacionamientos de todo el país.

“Incluso si estás corto de tierra es mejor poner solar sobre las carreteras, no en ellas”, añadió  Liebreich. Este sentimiento fue expresado por Eric Vidalenc, de la Agencia Francesa para el Medio Ambiente (ADEME), quien dijo que la energía solar por encima de los carriles bici “protegería a los ciclistas de la lluvia”.

A pesar de todos los desafíos y preocupaciones sobre la viabilidad económica del proyecto, Ségolène Royal ha anunciado planes para construir 1.000 kilómetros de carreteras solares. “Es impresionante cómo los líderes políticos pueden promover una trampa para los desprevenidos”, dijo el portavoz de la Asociación négaWatt, Thierry Salomon.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

Doce + Trece =