Los municipios gallegos y las eléctricas acuerdan garantizar el suministro de luz y gas en hogares vulnerables

0
Firma de convenio entre Fegamp y las eléctricas.
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

La Federación Galega de Municipios y Provincias (Fegamp) y las compañías comercializadoras de energía en la Comunidad han firmado un convenio de colaboración cuyo objetivo es garantizar que a ningún hogar considerado vulnerable se le corte el suministro de electricidad y gas.

El acuerdo ha sido suscrito por el presidente de la Fegamp, Alfredo García, y los representantes de Endesa, Miguel Temboury; Gas Natural Fenosa, Manuel Fernández Pellicer; Iberdrola, José Ignacio Lázaro, y Viesgo, Julián de Benito.

Tanto el presidente del ente que agrupa a los ayuntamientos gallegos como cada uno de los representantes de las energéticas han valorado el propósito del convenio firmado y han puesto encima de la mesa el compromiso de colaboración para ayudar a las familias en situación de emergencia social.

El acuerdo abre un canal de comunicación de doble vía entre los servicios sociales de los ayuntamientos y las propias empresas, cuyo objetivo último es garantizar el suministro de luz y gas en aquellos domicilios donde no es posible hacer frente al pago de las facturas.

Según el convenio, en las facturas impagadas que los entes locales identifiquen como de emergencia social, las empresas comercializadoras de energía se comprometen a mantener el servicio durante dos meses.

En ese tiempo, los ayuntamientos deberán de encargarse de tramitar las correspondientes ayudas de emergencia, propias y ajenas, para pagar los recibos adeudados.

El procedimiento es sencillo, según explicó el presidente de la Fegamp. Cualquier persona advertida por la compañía energética de un corte de luz o gas deberá ponerse en contacto con los servicios sociales de su ayuntamiento o con su empresa suministradora, que le informarán de la existencia y funcionamiento de este convenio.

Una vez que los técnicos municipales constaten que se trata de un caso de urgencia social y lo notifiquen a la firma energética, esta se compromete a mantener el suministro durante un plazo de dos meses.

De esta forma, el corte de gas o electricidad, o de ambos, no llega a producirse y los ayuntamientos emplean ese tiempo para tramitar las ayudas de emergencia, a la vez que afrontan las facturas con los mecanismos de los que disponen.

El presidente de la Fegamp dijo, en este sentido, que los ayuntamientos nunca van a dejar solos a los vecinos en casos de amenaza de corte de energía, “el problema va a pasar por el ayuntamiento sí o sí”, sostuvo, si bien alertó de que los ayuntamientos deben de quedar “liberados” de tener que poner recursos para estas situaciones que corresponden a otras administraciones.

“Ojalá la pobreza energética de esa familia desaparezca en esos dos meses pero lo normal es que no desaparezca, por lo tanto en el tercer mes va a seguir existiendo el problema y seguro que los servicios sociales de ese ayuntamiento tienen que afrontarlo y resolverlo”, indicó.

En referencia al bono social, García propuso que “deje de primar segundas viviendas con menos de 3 kilowatios contratados y redirija ese dinero a quien de verdad lo necesita”.

“Espero que avancemos en este sentido y que liberemos a los ayuntamientos, al menos, de tener que aportar recursos que pueden poner otras administraciones, y dejemos que los ayuntamientos se limiten a hacer su trabajo de determinar quién necesita este tipo de ayudas a través de los servicios sociales”, afirmó.

Además de sentar las bases de trabajo con las principales suministradoras energéticas en Galicia, la Fegamp abre la posibilidad a prolongar en el tiempo el pago de los recibos, en función de la capacidad presupuestaria de cada ayuntamiento.

El acuerdo complementa las ayudas autonómicas y estatales, en muchos casos insuficientes para resolver la graves situación a la que se enfrentan muchas familias y ciudadanos, se indicó desde la Fegamp.

Los representantes de las compañías comercializadoras en Galicia firmantes del convenio han enumerado algunas de las iniciativas que ya tienen en marcha para ayudar a paliar los efectos de la pobreza energética, que, como han reconocido, afecta a muchos de sus clientes.

Además, el convenio firmado compromete a las compañías a colaborar en el asesoramiento para ayudar a que se realice una buena gestión de la energía, así como para lograr instalaciones más óptimas y eficientes.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

Diez + 8 =