Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Hace exactamente un año se presentó en Pebble Beach uno de los concept car más bonitos que se recuerdan: el Vision Mercedes-Maybach 6. Dado su éxito estelar, la división de lujo del grupo Daimler se ha propuesto mejorar lo inmejorable con una variante descapotable de aquella joya que ha presentado en la edición de este año.

El diseño de este descapotable de casi 6 metros de longitud está inspirado en la náutica, pero a diferencia de otros modelos de lujo con esta influencia marítima, el Maybach en cuestión respeta unas líneas deportivas que quitan el sentido.

Con unas proporciones clásicas que coronan un capó infinito –casi la mitad del coche– y una línea de techo descendente que muere en una zaga de corte inglés al estilo del viejo Mercedes-Benz 190 SL, este vehículo es, a pesar de su tamaño, un biplaza eléctrico, capaz de desarrollar 750 caballos, que se transmiten a ambos ejes y le permiten acelerar de 0 a 100 en 4 segundos con una autonomía cercana a los 500 kilómetros, exactamente igual que en su versión coupé de 2016.

Para la ocasión, los artistas de Maybach le han dotado de unas llantas multirradio de 24 pulgadas en acabado cromado, lo cual combina con el aluminio anodizado de su gran parrilla frontal o de su difusor trasero. Por su parte, las ópticas pasan a ser tanto delante como detrás dos delgadas líneas iluminadas con tecnología LED que realzan su aspecto art-decó al paso de su línea de diseño perimetral.

Ya en su interior, que merece mención aparte, se descubre un mundo de tecnología fusionada con la alta costura de fabricación artesanal y corte clásico, que emplea algunos de los mejores materiales con los que puede contar la industria automovilística a día de hoy. Sin embargo, en este contraste entre lo vanguardista y lo conservador, nos encontramos con un habitáculo, cuanto menos, funcional y de espíritu acuático.

En este aspecto, las dos butacas de cuero blanco e inmaculado constan de botones textiles retroiluminados que ofrecen una atmósfera francamente relajante, especialmente cuando no hay demasiada luz ambiental. El color azul, que combina con el profundo y metalizado de la carrocería, está presente sobre un túnel de transmisión flotante y translucido, también sobre una pantalla multimedia completamente táctil que ocupa todo el salpicadero y fluye hacia detrás en una especie de circunferencia que engloba a los ocupantes.

El Vision Mercedes-Maybach 6 Cabriolet equipa un navegador inteligente con una función ‘mayordomo’ que permite hablar con un asistente virtual mediante comandos de voz e incluye sensores biométricos capaces de detectar el estado de ánimo o la salud de sus dos ‘navegantes’. Por supuesto y como no podía ser de otra forma, también cuenta con piloto automático.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail
Compartir
Artículo anteriorIberdrola adjudica a 4 centros de producción españoles contratos para el suministro de cable por 30 millones
Artículo siguienteEl futuro ya está aquí

Dejar respuesta

cuatro × cuatro =