Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Malestar general. Es el síntoma del sector eléctrico tras las primeras semanas del nuevo ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal. La guerra mantenida con las grandes eléctricas por culpa de la refacturación tras los nuevos márgenes de comercialización del PVPC se ha extendido a todo el sector por culpa del bono social.

La medida que quiere adoptar el Gobierno de que todas las comercializadoras financien el bono social ha dejado a las pequeñas comercializadoras fuera de juego, totalmente descolocados. “No nos esperábamos esto del PP”, afirman fuentes del sector.

Es más, creen que estas medidas que ha adoptado el nuevo ministro no son normales. Parte del sector no encuentra la causa del movimiento por parte del PP contra las eléctricas, pero otra parte piensa que se trata de un guiño social hacia la izquierda, un acercamiento a las tesis de PSOE y Podemos, “sobre todo del primero, con el que pretende sacar adelante el techo de gasto”.

El sector eléctrico se va a tener que repartir la financiación del bono social, unos 200 millones al año aproximadamente. Una medida que creen las compañías debería ir vía Presupuestos Generales del Estado ya que se trata de una medida social, con la que se pretende ayudar a muchas familias pobres.

“No entiendo por qué se empecina en que lo sigamos pagando las eléctricas”, dice otra fuente. “Debería ir a Presupuestos”.

Incluso en algunos casos lo llegan a comparar con el mercado alimentario. “Es como si por ser pobre, Mercadona o El Corte Inglés tuviese que llenar las neveras de las casas de la gente que no tiene para comer. Es un sinsentido”, afirma enojado una tercera fuente.

El malestar es de los gordos. Hacía tiempo que la temperatura del sector no estaba tan caliente con el ministro, a pesar de los últimos que han pasado por el Ministerio (Sebastián y Soria). Pero Nadal ha conseguido ya no solo ponerse a las cinco grandes eléctricas en contra, sino a todo el sector.

Ahora solo falta que la financiación del bono social se extienda también a las distribuidoras y generadoras, y entonces ya el enfado sería máximo.

Las compañías piensan que Nadal se ha equivocado al señalarlas como el problema y no introducirlas en el debate para solucionar la pobreza energética. “Nos está dejando como los malos de la película cuando somos parte importante de la solución”, dice un directivo de una compañía.

“Lo peor es que estas acusaciones están provocando mucho desencanto entre la sociedad y como siga así puede acabar convirtiéndose en peligroso”, explica otro ejecutivo, en referencia a que se está desencadenando una ola de violencia contra las compañías, al ser alentadas por algunos partidos políticos y organizaciones sociales, “y esperemos que no acaben en tragedia”. Temen que pueda afectar a sus trabajadores solo por pertenecer a una eléctrica u otra.

Recursos

Además, buena parte de las compañías asegura que todas estas medidas acabarán recurridas en el Supremo, el mismo tribunal que les ha dado la razón, y que “volverá a suceder lo mismo que hace un par de años y ahora recientemente”.

En definitiva, el descontento, el malestar, es general con el nuevo ministro. Ahora habrá que ver cuáles son los siguientes que pasos que dará Nadal.

Las renovables, tampoco

Y el sector de las renovables tampoco está contento. Este enfretamiento contra las eléctricas no es que haya resultado beneficioso para ellos, sino que “nos está salpicando”.

Para muestra las declaraciones del ministro contra el autoconsumo, en las que sin beberlo ni comerlo metió de por medio a los consumidores más ricos del país como los principales beneficiarios de un autoconsumo sin impuesto al sol.

El ministro se ha opuesto a la eliminación del peaje porque ello beneficiaría a colectivos de “grandes consumidores” como las “grandes viviendas con 2.000 metros cuadrados de jardín con amplio nivel de tejado”, frente a la “inmensa mayoría de la clase trabajadora” que vive en bloques de viviendas de 20 pisos con “pequeñas azoteas” en las que se pueden colocar pocas placas solares.

El sector renovable ve en estas declaraciones la verdadera intención del nuevo ministro, que no piensa cambiar absolutamente nada respecto a su hermano Alberto en el trato a las renovables.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

2 Comentarios

  1. Una apreciación: “ya que se trata de una medida social, con la que se pretende ayudar a muchas familias pobres.” Hasta ahora, el “Bono Social” también sirve para familias acaudaladas con tres hijos. Sin duda un sinsentido.
    La mejora tarifa doméstica creo que sería con precios de energía escalonados (como el agua). Y por supuesto una bajada importante del término de potencia (con estos magos ha subido un 64%).

  2. UAu… están cabreados … pobrecitos.. solo ganan 3000 millones de € cada trimestre.
    la legislación esta totalmente a favor, tienen en el negocio regulado de la distribución unas ganancias enormes , controlan el mercado y la generación

    y se quejan de que se extienda el enfado. Se están riendo de nosotros a la cara .

Dejar respuesta

10 − 7 =