Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Raro es el día que no se presenta un coche eléctrico o una gran marca anuncia su estrategia futura ligada a las baterías. Ahora ha sido la china NextEV, conocida por su participación en las carreras de la Fórmula E, la que ha anunciado su primer coche eléctrico. Se llama NIO EP9, y sus señas de identidad no pueden ser mejores: es el eléctrico más rápido del mercado y tiene una autonomía de 427 kilómetros.

Antes de conocer su existencia, los responsables de NextEV llevaron un prototipo del NIO EP9 a dos circuitos europeos emblemáticos como son Nürburgring y Paul Ricard. En ambos marcó la mejor vuelta en su categoría, así que la cosa no iba en broma. El NIO EP9 dejó el cronómetro de Nürburgring en 7 minutos y 5 segundos. (ver vídeo)

 

Yo creo que nadie se sorprende ya de la aceleración y velocidad que son capaces de desplegar los vehículos eléctricos, pero todavía hay margen de mejora y configuraciones que probar para mejorar las prestaciones. El caso de NIO EP9 es una de ellas, ya que han incluido un motor por cada rueda, y una ‘caja de cambios’ por cada una, con la idea de que cada una pueda ejercer la fuerza necesaria perfecta en cada momento.

El superdeportivo puede circular a 313 kilómetros por hora, que es un poco más de lo que es capaz de hacer el Rimac Concept_One en su primera versión, aunque ahora ya hablan de 355 kilómetros por hora. Lo consigue gracias a los 1.360cv de potencia que desarrollan los cuatro motores eléctricos, un megavatio de energía en movimiento.

Es extraordinariamente rápido, a la altura del mejor superdeportivo del mercado, con unas cifras de velocidad que asustan: tiene una aceleración de 0 a 100 en 2,7 segundos y para llegar a 200 kilómetros por hora necesita 7,1 segundos.

NextEV no se centra en dominar prestaciones puras y duras, también quiere que su coche tenga mucha vida útil: hablan de una autonomía de 427 kilómetros con una carga, y una tecnología que permite recargar las baterías en 45 minutos.

El vehículo pesa 1.735 kilos, de los cuales 635 corresponden con las dos baterías. El cockpit es de fibra de carbono, y pesa 364 kilos. La compañía no habla sobre precios, se ha limitado a enseñarlo y mostrar sus récords. Un buen comienzo.

 

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

Once − 7 =