Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Un nuevo trabajo de investigación pone en duda la opinión de que la capacidad de hidroeléctrica de bombeo podría permitir a Noruega convertirse en la gran batería de almacenamiento del resto de Europa. Björn Peters, un inversor energético alemán reconvertido en investigador, dice que a pesar de que la capacidad hidroeléctrica de Noruega es “enorme”, la mayor parte de la misma es necesaria para alimentar de electricidad a Noruega.

“En teoría, la capacidad de almacenamiento eléctrico de Noruega sería suficiente para compensar las fluctuaciones de la energía solar y eólica en Alemania, incluso si Alemania se alimentara exclusivamente con energía solar y eólica”, dijo Peters. De hecho, Noruega cuenta con cerca del 50% de las reservas de agua de Europa. “Sin embargo, desde 2002 Noruega ha tenido que almacenar un promedio de 44 teravatios-hora entre el verano y el invierno. Los niveles menor y mayor de llenado de los lagos de reserva eran de entre unos 15 teravatios-hora y poco más de 77 teravatios-hora”. Esto significa que casi la totalidad de los 82 teravatios-hora de almacenamiento fue utilizada por los noruegos, advierte Peters.

Los cinco 5 millones de ciudadanos de Noruega utilizan alrededor de tres veces más electricidad por cabeza que sus homólogos de Alemania, ya que los sistemas de calefacción de Noruega son en su mayoría eléctricos y los inviernos en el país nórdico son más largos.

La carga en el sistema eléctrico en Noruega está creciendo debido a la electrificación del parque automovilístico del país, que prevé eliminar gradualmente los coches con motores de combustión interna hasta su completa desaparición en 2025. Hoy en día, el consumo de electricidad en Noruega asciende a 140 teravatios-hora al año, o alrededor de una quinta parte del de Alemania y el 60% del de España.

Peters dijo que hay varias razones por las cuales el país es poco adecuado para suministrar  almacenamiento a países cercanos de Europa como Alemania. Una es que la necesidad alemana de energía es probable que aumente al mismo tiempo que la noruega en pleno invierno, cuando el consumo de electricidad es más alto y la contribución de la energía solar más baja.

Noruega también necesitaría una forma de reabastecer sus lagos bajo demanda. En la actualidad, los embalses del país se llenan de agua del deshielo de primavera y la lluvia del verano. “Las centrales eléctricas de acumulación por bombeo rara vez se construyen”, dijo Peters.

Existe una significativa oposición local a la idea de inundar más tierra para crear reservas de agua de bombeo. Y el número de depósitos adicionales necesarios no es trivial. Peters estima que Noruega tendría que instalar más de 100 teravatios-hora de almacenamiento de agua por bombeo. Una capacidad de almacenamiento de esta magnitud “sólo sería concebible con el uso de agua de mar”, dijo. “Pero esto conduciría a una salinización de los embalses y por lo tanto un considerable impacto ambiental negativo”.

Incluso si Noruega llevara a cabo un programa de despliegue masivo de hidrobombeo, como los 20.000 MW sugeridos por Kaspar Vereide, de la Universidad Noruega de Ciencia y Tecnología, en 2015, no habría suficientes conectores de red para obtener la electricidad desde y hacia Alemania y más allá.

La capacidad de transmisión entre Noruega y Alemania, según Peters, tendría que subir desde los dos enlaces de 1,4 gigavatios actuales, a un total próximo a 120 gigavatios. Además, habría que construir infraestructura de transmisión adicional en Noruega. “Se requiere una profunda transformación de todo el sistema de alimentación si Noruega fuera requerida para actuar como una ‘batería para Europa'”, dijo Peters, que es escéptico sobre si se puede construir la suficiente capacidad de almacenamiento en Europa para permitir una transición completa a la generación renovable intermitente. “Se necesitan las reservas en Noruega y no están disponibles para el equilibrio de las capacidades adicionales de generación de energía fluctuante en el extranjero”, dijo.

Otros expertos en energía europeos estuvieron de acuerdo con esta evaluación. Hugh Sharman, director de la consultora danesa Incoteco, dijo que “la tarea principal del gestor de la red noruega Statnett es cubrir la demanda de Noruega, por lo que sin duda verá limitada su capacidad para equilibrar las redes de sus poderosos vecinos”.

Por otra parte, los cálculos de Peters no tienen en cuenta si los políticos noruegos estarían dispuestos a apoyar un plan para convertirse en el almacén energético de Europa. Anne Teresa Gullberg, investigadora principal del Centro para la Investigación Internacional del Clima de Oslo, que analizó la probabilidad en 2013, llegó a la conclusión de que “las decisiones sobre nuevas interconexiones se realizan sobre una base individual, y hay pocas razones para creer que la  política del status quo vaya a cambiar”.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

1 Comentario

Dejar respuesta

20 − 2 =