Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

22 de marzo, Día Mundial del Agua. El líquido elemento, básico para la vida, lucha día sí y día también contra los efectos del cambio climático. La escasez de lluvias es un problema que tienen que resolver muchos países del planeta. La desertización va a más en los últimos años, y si no se pone remedio al cambio climático y se actúa ya, cada vez veremos episodios de lluvia más infrecuentes y cada vez que lo haga será de forma torrencial.

España se encuentra entre esos países que necesita agua. Y mucha. En el ámbito energético, España posee cientos de saltos de agua con los que produce energía, además de decenas de centrales hidroeléctricas.

El uso de estas centrales es fundamental para que el precio de la electricidad en el mercado sea más barato. Y a día de hoy es un grave problema que no llueva si se quiere pagar menos en la tarifa de la luz.

España está atravesando en estos momentos un grave problema de sequía en sus embalses hidroeléctricos, aquellos que se utilizan para generar electricidad. Desde octubre hasta hoy, el nivel de los embalses está siendo bastante bajo respecto al de otros ejercicios.

Según el boletín hidrológico del Ministerio de Medio Ambiente, la energía hidroeléctrica calculada, máxima teórica disponible, es actualmente de 10.267 GWh, que representa el 46,2% de la capacidad total. Menos de la mitad.

Esta cifra supone el 71,6% de la disponible hace un año, el 73,3% de la media de los últimos 5 años y el 76,8% de la media de los últimos diez años. El nivel de hoy es bastante más bajo.

Es por ello que el mercado eléctrico sea incapaz de rebajar el precio de la electricidad y se mantenga estos días por encima de 40 euros MWh cuando lo normal es verlo en niveles de 30 por estas fechas.

hidroelectrica

En este gráfico del consultor Francisco Valverde se puede ver perfectamente la precaria situación de los embalses hidroeléctricos así como el problema de generación a partir de agua.

La raya verde discontinua es el nivel de los embalses durante 2017. El gap que se ha abierto este marzo respecto a los años anteriores (las líneas de más arriba de distintos colores) es cada vez mayor.

Una menor agua significa irremediablemente una menor producción de las centrales hidroeléctricas. Las barras verdes de abajo representan la producción hidroeléctrica de 2017. Se puede comparar con la producción de otros años en esos mismos meses y se ve que es significativamente inferior.

Según datos de Red Eléctrica, la producción hidroeléctrica desde el día primero del año actual hasta el 19 de Marzo de 2017 ha sido de 5.003 GWh, que comparada con la del mismo periodo del año anterior que fue de 9.851 GWh, representa una diferencia de -4.849 que supone el -49,2 % respecto al año anterior. Se ha producido la mitad de electricidad desde las centrales hidroeléctricas.

España depende y mucho del agua para tener unos precios de la electricidad bajos. Por estas fechas es cuando más agua necesita caer desde el cielo y no está ocurriendo. Normalmente, la producción de las centrales ayudan a bajar los precios que luego con el buen tiempo suelen tirar hacia arriba con la entrada del carbón y los ciclos ante la escasez de lluvias y viento en los meses calurosos.

España tiene un problema energético con el agua. O llueve y mucho, o estamos abocados a tener precios altos de la electricidad, tal y como lleva ocurriendo desde hace unos meses.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

Trece + 11 =