Ranking: los estados que más favorecen la instalación de sistemas fotovoltaicos en el tejado en EEUU

0
Autoconsumo con fotovoltaica en Nevada, EEUU.
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

El grupo de investigación y defensa de la energía solar Solar Power Rocks acaba de publicar la edición de 2017 del ranking de los estados que más favorecen las instalaciones de energía solar sobre cubierta en Estados Unidos, basado en una recopilación de datos sobre el estado de las energías renovables, las políticas y los incentivos en cada uno de los estados. Massachusetts mantiene el primer puesto, sacudiéndose de encima a Nueva York y Nueva Jersey, con los que compartió la medalla de oro el año pasado. Once estados obtuvieron bajas calificaciones, siendo  Oklahoma, Alabama y Mississippi los que cierran la clasificación y ocupan los puestos de descenso.

Los factores de clasificación se reparten en doce variables, que se agrupan en tres grupos: las políticas, que incluyen, entre otras, las normas de cartera de renovables, los precios de la electricidad y la medición neta; las referentes a incentivos, como el crédito fiscal a la inversión, los pagos por rendimiento, las exenciones fiscales…, y las que hacen referencia a los resultados, como el tiempo de recuperación de la inversión y la tasa interna de retorno. ( Ver gráficos) La clasificación no la encabezan los estados con más capacidad solar instalada, sino  los que dan mayores facilidades para instalar sistemas fotovoltaicos en los tejados de sus casas o negocios.

2017-solar-power-rocks-state-rankings-1400

Eso significa que este indicador no está buscando lo que buscaría un defensor del contribuyente, para el que prima más mantener bajos los costes del sistema y mejorar el servicio. Un marco político que sirva mejor a la solar residencial probablemente no es el mejor para un proveedor de almacenamiento de energía, que lo que busca son los incentivos para el autoconsumo, en lugar de vender una gran cantidad de excedente de energía solar a la red.

Este informe, por tanto, es útil para ver lo que a los defensores de la energía solar les gusta ver.

Los resultados sugieren que la medición neta y la ley de normas de cartera de renovables, que requieren que los estados obtengan una cierta cantidad de electricidad a partir de fuentes renovables, ponderan más que el resto y tienen, por tanto, un impacto más positivo, dijo Ben Zientara, investigador principal y analista de política de Solar Power Rocks. “Todos los estados que recibieron una calificación global  ‘A’ tienen una alta calificación en esas dos áreas especialmente”, dijo Zientara. (Ver gráfico a continuación con ponderación de los factores)

factores-del-ranking-de-los-estados-mas-amigables-con-la-energia-solar

Esa conexión es visible en la rueda de colores del gráfico de más arriba: el anillo exterior representa la calificación general, de verde a rojo, y el siguiente anillo hacia adentro, la ley estatal de normas de cartera renovables (Renewables Portfolio Standard RPS).  Obsérvese  también el anillo 5, que califica la medición neta. Massachusetts se mantuvo en el primer lugar este año, impulsado por un nuevo proyecto de ley de medición neta aprobado en abril.

“Las políticas del Estado para la solar son todo lo buenas que pueden ser, y hasta que no veamos un RPS actualizado con un nuevo carve-out solar,  el estado de Massachusetts  sigue siendo el estado más fácil para invertir en energía solar”, dice el informe. Y es que el tiempo de retorno de la inversión en el Estado de la Bahía es de cuatro años para un sistema de 5 kW.

Los 10 estados que encabezan el ranking han permanecido al frente de la clasificación con bastante consistencia, dijo Zientara, eso sí, con una sorpresa. Rhode Island adelantó 12 puestos desde la última clasificación, terminando el año en el tercer lugar. Zientara atribuye esto a un RPS mejorado, así como a unos excelentes pagos por rendimiento, que contendientes como Oregón y Nueva York echan en falta.

A pesar de que domina abrumadoramente el desarrollo de la energía solar en EEUU, a California no le va muy bien en este ranking. El Golden State  baja al 16º puesto, al caducar la exención de impuestos a la propiedad.  El estado también tuvo bajas puntuaciones en las categorías de RPS carve-out solar y créditos fiscales. Eso le mantiene con una calificación global B con un tiempo de recuperación de ocho años; no ocupa una posición de liderazgo en virtud de esta métrica.

Los incentivos normalmente disminuyen a medida que se vuelve más barata la energía solar. La adopción de este tipo de medidas pretendía premiar a los pioneros en la tecnología y dar un impulso inicial a esta fuente de energía. En lugares como Alemania y Australia tenían unas importantes ayudas (FIT) a la energía solar, y ahora están reduciéndose una vez logrado el objetivo inicial.

La clasificación la cierra Mississippi, con suspensos en todas las categorías de incentivos, así como las políticas clave de RPS e interconexiones. La racha sólo se rompe con una calificación ‘D’ en el coste de la electricidad y la medición neta. Los residentes de este estado tienen que esperar 16 años para conseguir amortizar su inversión en un sistema solar de 5 kW, lo que hace que cualquier otra inversión resulte más atractiva.

De cara al futuro, Solar Power Rocks se está preparando para más debates de medición neta en 2017. “La clave es ofrecer al cliente una imagen clara, a largo plazo de cómo se les va a pagar por la energía que producen”, dijo Zientara. Eso ayuda a decidir sobre su inversión, y ayudar a las compañías a planear lo que van a pagar.

El paisaje energético federal se ha enturbiado con la elección de Donald Trump, pero “la gente abrumadoramente está a favor de la energía solar y,  con suerte, hará que los legisladores tomen buena nota”, concluyó Zientara.

 

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

Trece + 19 =