Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

El gobierno brasileño ha anunciado la cancelación de la subasta eléctrica de reserva prevista para el 19 de diciembre, que era la única subasta con una categoría para la energía solar este año en el país, y a la que se habían presentado más de 1.200 proyectos eólicos y solares .

Brasil se encuentra sumido en una muy grave crisis económica lo cual afecta a la demanda de electricidad. Según estimaciones del Banco Central, el PIB brasileño se contrajo más de un cinco por ciento en los últimos 12 meses y, eso, lógicamente, se ha traducido en una fuerte contracción de la demanda eléctrica.

El gobierno hizo el anuncio después de una reunión del Consejo Nacional de Política Energética (CNPE). La principal razón para justificar esta decisión es que el país no tiene necesidad de asegurar nueva capacidad de momento, dado que los estudios previos realizados por la estatal Empresa de Pesquisa Energetica (EPE), calculan que el excedente de energía de Brasil en 2020 será de cerca de 9 GW.

La subasta habría negociado los contratos de suministro de energía de 20 años, comenzando el 1 de julio de 2019. En general, se habían registrado para la subasta 1.260 proyectos de energía eólica y solar, con una capacidad combinada de 35.147 MW, de los que 13.000 correspondían al sector solar y algo más de 22.000 MW al eólico.

 La presidenta de la Associação Brasileira de Energia Eólica (ABEEólica), Elbia Gannoum, advirtió que la cancelación de la licitación es “casi un golpe mortal” para la cadena de suministro de energía eólica en el país. En 2015, Brasil apenas aumentó su capacidad  eólica y la nula contratación durante este año se traducirá en una capacidad ociosa en 2017 y el cierre de las plantas en 2018, advirtió Gannoum.

Los pronósticos de ABEEolica para la subasta, que eran bastante modestos, estimaban que la contratación de alrededor de 1 GW de potencia habría supuesto una inversión adicional de 8.000 millones de dólares y la creación de un mínimo de 15.000 puestos de trabajo en la cadena de suministro. “Ahora, las grandes empresas del sector no continuarán en Brasil si se mantienen las fábricas vacías”, añadió Gannoun

En el caso de la energía solar, llueve sobre mojado, ya que es la segunda vez que el gobierno brasileño cancela una subasta solar este año. En marzo pasado, se convocaron dos subastas de reserva con categorías específicas para la energía solar, una de ellas se marcó para julio y la otra para octubre. En junio, la primera de ellas fue cancelada y, en julio, la subasta de octubre fue retrasada a diciembre.

La celebración de subastas solares anuales es considerada crucial por el sector para el establecimiento de una industria solar y el desarrollo del sector en el país. Por medio de licitaciones, se contrataron proyectos solares con alrededor de un gigavatio en 2014 y alrededor de dos gigavatios en 2015.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

5 × tres =