Shell aumentó su beneficio un 136% en 2016, hasta 4.239 millones de euros

0
Sede de Royal Dutch Shell en Rotterdam.
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

La petrolera angloholandesa Royal Dutch Shell anunció un aumento del 136% de su beneficio neto en 2016, hasta 4.575 millones de dólares (4.239 millones de euros), gracias en parte a la reducción de costes y desinversiones.

En un comunicado a la Bolsa de Londres, la empresa precisó que el beneficio bruto el año pasado fue de 5.606 millones de dólares (unos 5.194 millones de euros), un 173 % más.

Si se calcula el beneficio neto teniendo en cuenta el presente coste de suministros, una medida que prefiere el mercado, este bajó un 8 % en 2016 respecto al ejercicio anterior, hasta 3.533 millones de dólares (3.273 millones de euros), explica la compañía en su nota.

La facturación el año pasado fue de 233.591 millones de dólares (216.432 millones de euros), un 11,8 % menos.

Shell informó de que el beneficio neto en el último trimestre del año, de octubre a diciembre, fue de 1.541 millones de dólares (1.427 millones de euros), un 64 % más que en el mismo periodo de 2015.

Sin embargo, las ganancias trimestrales en base al actual coste de suministros fueron de 1.000 millones de dólares (926 millones de euros), frente a 1.800 millones de dólares (1.667 millones de euros) en el mismo periodo anterior, un 44,4 % menos.

Esta reducción de ingresos en el periodo se debió a los costes relacionados con la adquisición de la gasística BG por unos 54.000 millones de dólares (50.000 millones de euros) y los precios todavía relativamente bajos del petróleo y del gas.

Shell anunció esta semana la venta de campos de crudo en el mar del Norte y en Tailandia por un valor de 4.700 millones de dólares (4.300 millones de euros), a fin de acelerar las desinversiones y recuperar la solidez financiera.

La compañía confirmó que espera pagar un dividendo de 0,47 dólares (unos 0,43 euros) por acción ordinaria con cargo al último trimestre de 2016 e igual cifra para los tres primeros meses de este año.

El consejero delegado, Ben van Beurden, dijo hoy que la prioridad de la empresa sigue siendo la reducción de la deuda y se comprometió a “reforzar” las finanzas este año.

“En 2017, invertiremos unos 25.000 millones de dólares (23.160 millones de euros) en proyectos resistentes y de gran calidad”, afirmó.

“Estoy convencido de que 2017 será otro año de progreso para que Shell se convierta en una inversión de primera clase”, añadió.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

Doce − 8 =