Shell quintuplicará la inversión en energías limpias hasta 1.000 millones al año

0
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Royal Dutch Shell está acelerando su movimiento hacia el sector de las energías alternativas, y planea invertir hasta 1.000 millones de dólares al año en su división de Nuevas Energías para el 2020, ha dicho el presidente ejecutivo, Ben van Beurden, en una conferencia en Estambul.

“En algunas partes del mundo, estamos empezando a ver los coches eléctricos impulsados por baterías comienzan a ganar la aceptación del consumidor”, dijo Van Beurden en un discurso ante el Congreso Mundial del Petróleo, recogido por Bloomberg . Y añadió que los costes de energía solar y eólica están disminuyendo rápidamente y que esas tecnologías están viendo una mayor adopción como resultado.

Shell estableció la división de Nuevas Energías en mayo de 2016 para gestionar sus inversiones en energías renovables y otras tecnologías bajas en carbono. El brazo de energía alternativa reunió las actividades existentes de Shell en hidrógeno, biocombustibles y electricidad, e introdujo a la compañía en la energía eólica, según informó The Guardian .

En ese momento, sin embargo, el departamento de Nuevas Energías tenía un presupuesto de inversión anual de sólo 200 millones de dólares al año, que supone menos del 1% de la cantidad que se invierte en petróleo y gas.

El aumento del presupuesto surge como respuesta a las preguntas que las grandes petroleras se han planteado sobre el modelo de negocio a largo plazo ante el éxito clamoroso de las energías límpias. Según un informe reciente de Wood Mackenzie, las energías renovables serán la fuente de energía primaria de crecimiento más rápido en todo el mundo durante los próximos 20 años, con tasas de crecimiento anual promedio del 6% para la energía eólica y del 11% para la energía solar. La demanda de petróleo, por su parte, sólo crecerá un 0,5% al año.

El instituto británico Chatham House publicó el año pasado un documento de investigación que concluía que las grandes petroleras deben reestructurar completamente su modelo de negocio o enfrentarse a un final “desagradable, brutal y corto” en 10 años debido en gran parte a los bajos precios del crudo y a las regulaciones de carbono.

Además de las renovables, Shell está explorando nuevas oportunidades en celdas de combustible de hidrógeno, gas natural licuado y biocombustibles de próxima generación para el transporte aéreo, el transporte marítimo y el transporte de mercancías pesadas. La naturaleza intermitente de la energía solar y eólica significa que las centrales eléctricas de gas natural también tendrán un papel a largo plazo en el mix energético, dijo Van Beurden. Por lo tanto, los combustibles fósiles no desapareceránn, según él, pero la tendencia general es hacia la descarbonización.

Los comentarios de Van Beurden se producen después de que Shell Energy North America (SENA) anunció que firmó un acuerdo de compra para la adquisición MP2 Energy, compañía con sede en Texas. La oferta es otra señal del creciente interés de Shell por el sector de las energías renovables. MP2 tiene una cartera diversa de activos y servicios, incluyendo 30 megavatios de energía solar a gran escala, 40 megavatios de energía solar distribuida y 550 megavatios de eólica. La compañía también tiene una cartera de respuesta de demanda de aproximadamente 550 megavatios, lo que hace de MP2 un proveedor líder de respuesta a la demanda en territorio ERCOT.

“A medida que Shell continúe expandiendo su enfoque de energía, nos esforzaremos por ofrecer a los clientes soluciones cada vez más innovadoras, incluyendo el despliegue de nuevas herramientas de administración de energía”, dijo Glenn Wright, vicepresidente de SENA, en un comunicado.

Shell, y otras petroleras, han realizado importantes inversiones en energía eólica, solar y biocombustibles en las últimas décadas. Sin embargo, en 2009, Shell anunció que ya no haría inversiones a gran escala en energías renovables que no fueran biocombustibles, citando su incapacidad para competir con otros recursos en costos. En ese momento, la compañía dijo que se concentraría en el desarrollo de formas más limpias de usar combustibles fósiles, incluyendo la captura y secuestro de carbono. BP, ExxonMobil y Chevron también se retiraron del espacio de energía limpia hace varios años.

Pero la dinámica del mercado ha cambiado. En menos de una década, los precios de la energía eólica se han reducido en un 66%, y los precios de la energía solar han caído un 85%, según Lazard .

En 2016, Shell estableció Nuevas Energías. El mismo año, Shell Technology Ventures co-lideró una inversión de 14 millones de dólares en Sense Labs, y dirigió una ronda de fondos en Geli por $ 7 millones. Van Beurden escogió sus palabras cuidadosamente mientras Shell volvía a entrar en el campo de la energía alternativa, tranquilizando a los inversores en torno a que la compañía no invertiría demasiado en tecnologías limpia o solar hasta que se demuestrara que era rentable.

“Queremos ser parte de la configuración del futuro … ante los crecientes desafíos ambientales”, dijo en una reunión de accionistas de Londres en mayo del año pasado. “Creemos que nuestra estrategia actual ofrece un mayor margen para desempeñar un papel más amplio en esa transición energética hacia un futuro con menor emisión de carbono”. Pero, añadió, “no va a pasar de la noche a la mañana”.

Desde que hizo esa declaración, Shell ha construido un equipo interno para enfocarse en el desarrollo solar, liderado por dos conocidas caras solares: Marc Van Gerven, anteriormente de Q-Cells y First Solar, y Boris Schubert, otro alumno de Q-Cells que también trabajó en ET Capital. Aunque es pronto, el nuevo brazo solar de Shell está interesado en desarrollar proyectos solares internacionales y corporativos.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

3 + 9 =