Siete medidas de ahorro energético para el hogar con una pequeña inversión

0
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

ahorroEl jueves 5 de marzo es el Día Mundial de la Eficiencia Energética. Con este motivo, Kelisto.es  ha recopilado una serie de medidas que se pueden poner en práctica en los hogares con el fin de obtener un ahorro importante para la economía familiar y, a su vez, cuidar del medioambiente. Algunas de estas medidas se pueden realizar sin coste alguno, aunque otras requieren una planificación del gasto según las circunstancias particulares de cada familia. En total, permiten ahorrar al cabo del año una media de 300 euros, aunque pueden llegar hasta 1.675 euros dependiendo de la situación de partida.

Las siete medidas que prácticamente no tienen coste alguno para conseguir importantes ahorros son:

1. Aislar bien la vivienda: reparar y sellar huecos y grietas en los cajetines de las persianas, juntas, etc. Buena parte del esfuerzo energético para adecuar la casa a una temperatura confortable se pierde por un mal cerramiento de puertas y ventanas. La colocación de unos simples burletes en las juntas puede conseguir que se ahorren hasta 200 euros al año.

2. Instalar termostatos y temporizadores en los aparatos de calefacción. Programar la calefacción o el aire acondicionado para que se ponga en marcha un poco antes de que los habitantes lleguen a la vivienda y mantener la temperatura estable gracias a un termostato puede llevar a un ahorro de alrededor de un 10-12% del gasto en calefacción, aproximadamente unos 60 euros al año.

3. Sustituir bombillas incandescentes por otras de bajo consumo o por lámparas LED. Con esta medida, el ahorro energético puede significar un ahorro de hasta 200 euros anuales3, aunque suponga un desembolso inicial el cambio de bombillas. Además, este tipo de lámparas tiene una duración mucho mayor que las tradicionales.

4. No tapar las fuentes de calor con cortinas, muebles o elementos que impidan emitir el calor. Por el contrario, sí es recomendable usar cortinas y persianas para tapar posibles lugares de pérdida de calor, sobre todo por la noche. Una temperatura de 21º es suficiente para mantener un ambiente confortable, cada grado adicional incrementa un 7% el consumo, es decir, casi 30 euros anuales.

5. Ajustar la temperatura del refrigerador y usarlo eficientemente. Es importante no comprar un frigorífico más grande de lo necesario, colocarlo en un lugar fresco y regular su temperatura interior entre 3º y 7º (la del congelador entre -20º y -18º). Hay que mantener la parte trasera ventilada y sin polvo, además de eliminar la escarcha, ya que bastan 2 milímetros para aumentar un 10% el consumo de energía. Esto permitiría ahorrar unos 17 euros anuales.

6. Hacer un uso eficiente de los electrodomésticos. Se recomienda poner la lavadora o el lavavajillas cuando esté la carga completa y no dejar los electrodomésticos en modo de espera o standby si no se hace uso de ellos: es mejor apagarlos o desenchufarlos. El modo de espera aumenta el consumo de los electrodomésticos hasta un 7%, lo que equivale a unos 30 euros al año.

7. Reducir la temperatura al hacer la colada. Rara vez hace falta agua muy caliente: lavando la ropa a 40º en vez de a 60º se puede ahorrar hasta un 55% de energía. Igualmente, una correcta elección del programa de lavado proporcionará ahorro de energía, de agua y una mayor duración de las prendas. Esta medida supondrá, en total, un ahorro de 40 euros a final de año.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

Doce + 1 =