Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Australia está cosechando numerosos titulares gracias a un nuevo y ambicioso proyecto, que podría significar una revolución en la construcción de edificios de gran tamaño, debido a que han encontrado la manera de revestir todo el exterior de un rascacielos con células fotovoltaicas, que serán capaces de generar gran parte de la energía necesaria para la operación del edificio.

El grupo promotor australiano ICR Property Group, propiedad de Raff De Louise, será el encargado de la próxima construcción del que será el primer rascacielos solar fuera de la red en el mundo, el cual estará ubicado en la ciudad de Melbourne dentro del barrio de Southbank, a un kilómetro del distrito central de negocios. Este rascacielos ha sido bautizado como ‘Sol Invictus Tower‘ y su objetivo es la independencia energética.

El diseño de Sol Invictus Tower es curvo para captar mejor la luz solar.
El diseño de Sol Invictus Tower es curvo para captar mejor la luz solar.

Se trata de una estructura de 60 plantas que albergará en la parte baja negocios, oficinas y aparcamiento, ya que a partir del piso 11 empezará la zona residencial con 520 apartamentos. La clave de este rascacielos está en que todo el exterior de la estructura contará con 3.000 metros cuadrados de paneles solares, más otros 300 metros que estarán ubicados en el techo. “Tenemos una enorme área de paneles solares en comparación con las que podríamos tner solo en la cubierta del edificio”, dijo Peter Brook, de Peddle Thorp, el despacho de arquitectos que ha realizado el diseño del edificio.

El estructura curvada de la torre se diseñó de esta manera para aprovechar el paso del sol de este a oeste a lo largo del día, además de que se instalarán turbinas eólicas en la cubierta del edificio para tratar de generar más energía limpia, la cual se almacenará en baterías de Tesla que, a día de hoy, podrían abastecer más del 50% de la operación del rascacielos. “El objetivo será tener un edificio fuera de la red. Se trata probablemente de una pretensión algo ambiciosa, pero el objetivo es llegar lo más lejos posible en ese camino”, dijo Brook.

El objetivo, en último término, es que este rascacielos sea capaz de generar toda la energía que necesite para su operación. El cálculo del 50% está hecho sobre la hipótesis de que estuviera construido ya, por ello se ha programado el arranque de la construcción para 2019, momento en el que se espera que la tecnología haya avanzado lo suficiente para tener un mayor aprovechamiento de la luz solar.

La tecnología usada en los paneles solares se basa en una tecnología china que proporciona mayor durabilidad y generación de energía, que además se instalará en ventanas especiales de doble cristal que permitirán el paso de la luz natural. Su inauguración está proyectada hacia algún momento entre 2022 y 2025.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

tres × 3 =