Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

SolarReserve acaba de conectar a la red el proyecto de energía solar Crescent Dunes que, con tecnología de almacenamiento de energía mediante sal fundida desarrollada en Estados Unidos, suministra 110 megavatios de electricidad a la red eléctrica de Nevada. El proyecto es la primera central mundial de energía solar a escala industrial que ha sido construida con tecnología de almacenamiento de energía plenamente integrada.

El proyecto Crescent Dunes, situado cerca de Tonopah, Nevada, generó por primera vez electricidad de prueba en octubre de 2015, despuées de concluir la sincronización con la red. Se ha logrado la generación de electricidad a carga completa a 110 megavatios de potencia neta y el proyecto ya ha superado las pruebas necesarias para alcanzar la operación comercial en virtud de su acuerdo de compra de electricidad por un plazo de 25 años con NV Energy, la mayor empresa de servicio eléctrico de Nevada. De conformidad con el plan de ejecución, la central aumentará su producción hasta llegar a la máxima producción anual durante el próximo año.

La propiedad intelectual clave consiste en la tecnología de sal fundida de SolarReserve, que abarca el receptor para sal fundida diseñado y fabricado por SolarReserve, los controles del campo de heliostatos y su sistema de seguimiento, así como el sistema de almacenamiento de energía con sal fundida. El receptor de sal fundida, que es el corazón del sistema, ha presentado un rendimiento superior a las expectativas de diseño en cuanto a eficiencia en la transferencia de calor. Esta es la validación clave de la tecnología de almacenamiento térmico solar de SolarReserve, que ha sido desarrollada en Estados Unidos y es líder a escala mundial.

“El acuerdo sobre el clima divulgado en París tiene el potencial de servir de catalizador de una transformación energética global. Acelerará aún más la implementación de fuentes de energía renovable en todo el mundo, inclusive en mercados emergentes tales como África, Latinoamérica y Asia”, expresó Kevin Smith, CEO de SolarReserve. “A medida que aumenta la penetración de la energía renovable, la necesidad de contar con generación de energía limpia rentable, a escala industrial y con tecnología de almacenamiento, adquiere cada vez mayor importancia para mitigar los problemas de intermitencia, suministrar electricidad en los períodos de máxima demanda y apoyar la fiabilidad del sistema de transmisión. Nuestra tecnología de almacenamiento de energía desarrollada en Estados Unidos que ha sido instalada en la central Crescent Dunes ya se está utilizando como modelo de proyectos en estos mercados emergentes”.

En diciembre de 2014, en su última ronda de proyectos de energía solar, el Departamento de Energía de Sudáfrica seleccionó el proyecto Redstone de 100 megavatios de SolarReserve con sus 12 horas de almacenamiento de energía a carga completa. El proyecto Redstone, basado en la tecnología instalada en Crescent Dunes, participó en la licitación del Programa de Contratación de Productores Energéticos Independientes de Energía Renovable (Renewable Energy Independent Power Producer Procurement Program) de Sudáfrica al costo más bajo de electricidad suministrada de cualquier proyecto de energía solar de concentración de Sudáfrica hasta la fecha. Se tiene previsto comenzar la construcción del proyecto Redstone en una fecha próxima dentro del presente año.

En agosto de 2015, SolarReserve recibió la aprobación ambiental del gobierno chileno para desarrollar uno de los mayores proyectos mundiales de energía solar con almacenamiento de energía en el soleado desierto de Atacama, en el norte de Chile. Utilizando tecnología atentada de almacenamiento de energía térmica solar de SolarReserve, el Proyecto Copiapó Solar suministrará 260 megavatios de electricidad en base, confiable, limpia y no intermitente las 24 horas al día, y operará a un factor de capacidad y porcentaje de disponibilidad igual al de las centrales eléctricas alimentadas por carbón.

Acompañan a SolarReserve como inversores en el proyecto Crescent Dunes ACS Cobra, líder mundial en ingeniería y construcción de centrales eléctricas e instalaciones solares térmicas, y la unidad de capital de participación del Banco Santander, líder global de servicios bancarios y financieros. La filial de ACS Cobra radicada en Nevada, Cobra Thermosolar Plants Inc., construyó la central en calidad de contratista general a la vez que utilizó a subcontratistas regionales y de Nevada para realizar las obras. La mayor empresa de servicio eléctrico de Nevada, NV Energy, comprará el 100 % de la electricidad generada en virtud de un acuerdo de compra de electricidad por el plazo de 25 años. El proyecto también obtuvo 737 millones de dólares de deuda del proyecto junto con una garantía financiera del Departamento de Energía de Estados Unidos como parte de la financiación general del proyecto.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

uno × 1 =