Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Sólo hay un 5% de probabilidades de que la Tierra evite el calentamiento en al menos 2ºC en el final del siglo, según el estudio Less than 2 °C warming by 2100 unlikely, que pinta una imagen decepcionante del esfuerzo internacional para luchar contra el cambio climático.

Las tendencias económicas mundiales, las emisiones y el crecimiento de la población hacen extremadamente improbable que el planeta se mantenga por debajo del umbral de los 2ºC establecidos en el acuerdo climático de París en 2015.

El Acuerdo de París, firmado por 195 países, se compromete a mantener la temperatura media mundial “por debajo de 2ºC”, aunque por encima de los niveles preindustriales, y establece una meta más ambiciosa de limitar el calentamiento a 1,5ºC. Este último objetivo es apenas plausible, según la nueva investigación, con sólo un 1% de probabilidad de que las temperaturas aumenten menos de 1,5ºC.

“Estamos más cerca del margen de lo que pensamos”, ha advertido Adrian Raftery, académico de la Universidad de Washington, quien ha dirigido la investigación, publicada en Nature Climate Change. “Si queremos evitar el 2ºC, nos queda muy poco tiempo. La población mundial debería estar muy preocupada”.

Los gobiernos establecieron el umbral del 2ºC en parte debido a la conveniencia política, pero también porque los científicos advirtieron de las consecuencias graves del aumento del nivel del mar, la sequía, las olas de calor y el malestar social si la temperatura subía más allá de esta cifra.

Esos riesgos han sido subrayados por otro estudio reciente que demuestra que el cambio climático ininterrumpido causará alrededor de 60.000 muertes a nivel mundial en 2030 y 260.000 muertes para el 2100.

El estudio, realizado por la Universidad de Carolina del Norte, encontró que el aumento de las temperaturas exacerbará los contaminantes del aire que particularmente amenazan a las personas con las condiciones existentes.

Según el estudio de la Universidad de Washington, hay una probabilidad del 90% de que las temperaturas aumenten entre 2ºC y 4,9ºC para el 2100. Esto pondría al mundo en los escenarios de calentamiento de rango medio trazados por el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático de la ONU (IPCC).

Y con estas conclusiones, los investigadores no dan posiblidades a conseguir el resultado más optimista, pero sí ven que se pueda llegar al peor de los escenarios, ver las temperaturas subir casi 6ºC más allá de la era preindustrial.

En lugar de observar cómo influyen los gases de efecto invernadero en la temperatura, la nueva investigación analizó los últimos 50 años de tendencias en la población mundial, el producto interno bruto (PIB) per cápita y la intensidad de carbono, que es la cantidad de dióxido de carbono emitida por cada dólar de economía actividad.

Después de construir un modelo estadístico que cubre una gama de escenarios de emisiones, los investigadores encontraron que la intensidad de carbono será un factor crucial en el calentamiento futuro.

Se espera que los avances tecnológicos reduzcan la intensidad global de carbono en un 90% a lo largo del siglo, con fuertes caídas en China e India – dos nuevos consumidores voraces de energía. Sin embargo, esta disminución aún no será lo suficientemente rapida como para evitar que se rompa el límite de 2ºC.

Se espera que la población mundial crezca a cerca de 11.000 millones de personas en 2100, pero la investigación encontró que esto tendrá un impacto relativamente pequeño sobre las temperaturas ya que gran parte de este crecimiento tendrá lugar en África subsahariana, el area del planeta que menos contribuye a las emisiones de gas de efecto invernadero.

Queda la esperanza de que las revisiones periódicas de los compromisos tengan como resultado decisiones para conseguir reducciones más severas.

Pero si había poco optimismo para los científicos, la promesa de Donald Trump de eliminar a Estados Unidos, el segundo mayor emisor del mundo, del Acuerdo ha arrojado una gran sombra sobre estas ambiciones. “Incluso si el objetivo 2ºC no se cumple, la acción es muy importante”, dijo Raftery, “cuanto más aumenta la temperatura, peores serán los impactos, por eso advertimos contra cualquier tendencia a utilizar nuestros resultados para decir que no vamos a evitar aumentar 2ºC la temperatura media del planeta, y por lo que es demasiado tarde para hacer nada. Por el contrario, evitar los aumentos de temperatura más altos que nuestro modelo prevé es aún más importante, y también requiere una acción urgente”.

Raftery reconoció que una tecnología revolucionaria podría cambiar drásticamente las perspectivas, pero señaló que los avances más importantes de los últimos 50 años, como la informática, la robótica, los coches híbridos, Internet y la inyección electrónica de combustible, han mejorado la eficiencia del carbono en torno al 2% cada año, en lugar de enormes saltos.

Andrew Dessler, científico climático de la Universidad de Texas A&M que no participó en el estudio, dijo que las conclusiones de la investigación eran “razonables”, pero dijo que era difícil asignar una probabilidad precisa a los futuros aumentos de temperatura.

“Estoy de acuerdo en que permanecer por debajo de 2ºC y 1,5ºC es poco probable y muy, muy poco probable, respectivamente”, dijo, “pero esta investigación da una falsa sensación de rigor. Mañana alguien podría inventar una fuente de energía libre de carbono que todos pudieran adoptar”, un milagro vaya. “Si nos fijamos en la adopción de nuevas tecnologías y qué ha ocurrido tras tomar medidas para mejroar la capa de ozono y acabar con la lluvia ácida, está claro que estas cosas pueden cambiar más rápido de lo que la gente predice”.

Dessler dijo que la caída del coste de las energías renovables sería un factor importante en la reducción de las emisiones, pero sería necesario un mayor impulso a través de nuevas acciones, como un precio al comercio del carbono. “Es como si estuvieras conduciendo y estando a punto de estrellarte con el coche”, explciaba, “quieres pisar los frenos tan rápido como puedas, pero cuanto más esperes, cuanto más tarde lo hagas, más doloroso será”.

John Sterman, académico de la Iniciativa de Sostenibilidad del MIT Sloan, dijo que la investigación era una “llamada urgente a la acción”. El MIT ha demostrado que los recortes de emisiones en el Acuerdo de París evitarían alrededor de 1ºC de aumento de la temperatura para el año 2100 – unos datos malinterpretados por Trump cuando anunció la salida de Estados Unidos del pacto.

Sterman dijo que Estados Unidos debe “acelerar drásticamente el despliegue de las tecnologías renovables y especialmente de la eficiencia energética. Afortunadamente, las energías renovables, el almacenamiento y otras tecnologías ya son más baratas que la energía fósil en muchos lugares y los costes están cayendo rápidamente. “Se necesitan urgentemente políticas más agresivas, pero hay que evitar que este estudio provoque desesperanza y la sensación de que no se puede hacer nada”.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

dieciocho + cinco =