Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Hace ya unos meses que el fondo de inversión británico I Squared Capital firmaba la compra de la filial de Isolux, T-Solar. Después de un año de exhaustivas negociaciones y el pago de más de 110 millones de euros, por fin resucita una empresa que arrastraba una situación financiera complicada.

Desde que se fundó en 2006, empezara a construir parques fotovoltaicos e incluso llegara a tener su propia fábrica de módulos fotovoltaicos de capa delgada de silicio amorfo hidrogenado (thin-film) en Orense, ha sufrido muchos altibajos en gran medida arrastrado por las deudas de su hasta ahora matriz Isolux.

Por fin, el fondo de inversión ha saneado sus cuentas y ya están en condiciones de competir con solvencia económica en nuevos proyectos por todo el mundo.

Desde hace unas semanas sus trabajadores respiran aliviados, según cuentan fuentes internas de la compañía, porque no solo se mantiene intacta la plantilla sino que esperan crecer. Por el momento, ya tienen una nueva sede, en el corazón de la Milla de Oro de Madrid, y ya han iniciado la elaboración de un nuevo plan de negocio.

Según esas mismas fuentes, T-Solar se presenta como un PPI (un productor independiente de energía) con una cartera de 286 MW fotovoltaicos operando en mercados como Italia, EEUU, India y Japón, además de en España. Por el momento, pueden presumir de dos macroproyectos en el desierto de Atacama, en Perú, con una potencia instalada de 44 MW, y otro proyecto en Japón, la planta Gunna con 31,2 MW de capacidad.

Y es en este último país donde están puestos sus ojos, un país que, según las fuentes consultadas, está apostando firmemente por desarrollar esta tecnología, por lo que “pretendemos participar en las subastas que se organicen pero también mediante acuerdos feed-in tariff“. Además, también aspiran a encargarse de la Operación y Mantenimiento (O&P) de proyectos ya existentes en Europa.

Sin embargo, no contemplan Latinoamérica, “no está dentro de nuestros objetivos a corto plazo pero no hay nada cerrado”, aseguran, “queremos crecer en mercados con estabilidad regulatoria y donde haya un fuerte compromiso con el desarrollo de las renovables”.

Atención fotovoltaicos, un renacido competidor vuelve de nuevo a los escenarios y promete dar batalla por salir adelante victorioso.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

19 − 10 =