Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Tesla está trabajando con el fabricante de procesadores AMD en el desarrollo de un chip de inteligencia artificial que garantice la conducción autónoma de sus vehículos. Según ha confirmado una fuente anónima al canal estadounidense CNBC, la compañía de Elon Musk ya ha comenzado a probar esta tecnología.

De acuerdo con el canal de televisión, la tecnológica norteamericana ha recibido muestras de la primera implementación de un procesador y ha comenzado a probar su funcionamiento. El fabricante de vehículos pretende producir sus propios chips para no depender en exceso de otras compañías tecnológicas, pero para la fabricación de este procesador se ha empleado propiedad intelectual de AMD. El propio Elon Musk había confirmado recientemente que 2019 será el año en que esté disponible esta tecnología en sus coches.

La producción de chips por parte de Tesla está liderada por el veterano especialista Jim Keller, que dirige las divisiones de hardware y software del servicio Autopilot de Tesla desde el pasado mes de junio, fecha en la que abandonó el cargo el extrabajador de Apple Chris Lattner. Keller forma parte de Tesla desde 2016 y también había formado parte de AMD y de la compañía de Cupertino, en la que diseñó los procesadores A4 y A5 de Apple, entre otros.

La misma fuente ha detallado que el equipo de diseño de procesadores de Tesla está formado por más de 50 personas. Para ello, la compañía automovilística se ha hecho con los servicios de varios antiguos profesionales de AMD, además de Keller, citando como ejemplos al director Ganesh Venkataramanan, el ingeniero jefe de hardware Bill McGee y el responsable de diseño de sistemas de circuitos Dan Bailey.

Aunque tanto AMD como Tesla han declinado hacer comentarios, la CNBC se ha hecho eco de unas declaraciones del CEO de la compañía fabricante de chips GlobalFoundries -filial de AMD-, Sanjay Jha, que en un evento de la firma mencionó a Tesla como un ejemplo de las compañías que están trabajando con fabricantes de chips. En un desmentido posterior, la compañía negó que Tesla fuese un cliente de la marca.

Pero lo verdaderamente importante de este posible movimiento es que Tesla dejaría de depender de Nvidia como proveedor de GPUs para Autopilot, ya que ésta está trabajando actualmente con Toyota, Audi, Volvo y varios más, y lo que busca Tesla es tener algo exclusivo que no tenga nadie más. Algo que al parecer ha encontrado en AMD.

Hay que recordar que antes de Nvidia Tesla trabajó con Mobileye, pero después de algunos problemas en la forma de afrontar el caso de aquel accidente fatal, Mobileye decidió apartarse de Tesla. Por otro lado, Intel adquirió hace unos meses Mobileye y comenzó a trabajar de forma activa con Waymo, la rama de coches autónomos de Alphabet, por lo que las alianzas parecen estar más claras. Ahora sólo falta que tanto Tesla como AMD confirmen este noviazgo secreto que apunta a matrimonio.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

diecinueve + 14 =