Total va a reducir un 10% más sus inversiones en 2015

0
Patrick Pouyanné es el nuevo hombre fuerte al frente de Total.
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail
Patrick Pouyyanné es el nuevo hombre fuerte al frente de Total.
Patrick Pouyyanné es el nuevo hombre fuerte al frente de Total.

El grupo petrolero francés Total, que ya redujo sus inversiones de 28.000 millones en 2013 a 26.000 millones en 2014, va a disminuirlas un 10% más este año para hacer frente al hundimiento del precio del barril de crudo.

El anuncio lo hizo el director general de Total, Patrick Pouyanné, que en una entrevista publicada hoy por Le Monde señaló que la compañía pierde 2.000 millones de dólares de flujo de caja por cada 10 dólares de baja del precio del barril. Eso significa que si el precio medio del barril en 2015 fuera de 50 dólares en lugar de 100, las pérdidas serían de 10.000 millones de dólares, precisó.

Por eso se van a recortar las inversiones, y en particular en la exploración, con una caída del 30% este año respecto a los 2.800 millones de dólares de 2014. También se van a renegociar contratos con los proveedores y aprovechar, por el abaratamiento de los equipamientos (en Estados Unidos, por ejemplo, las máquinas para perforar han recortado su precio en un 25 % en un mes).

Venta de activos

El responsable ejecutivo avanzó que este ejercicio se va a acelerar “la venta de activos” en el marco de su plan de cesiones por un monto de 10.000 millones de dólares para el periodo 2015-2017, y también que Total puede utilizar su capacidad de endeudamiento en un momento en que los tipos de interés son bajos.

Preguntado por cuáles serán los proyectos afectados por las tijeras, respondió que no se va a modificar la estrategia en la producción y distribución de gas natural licuado (GNL). Así, se van a mantener sus dos proyectos en Australia (Ichthys y Gladstone) así como Yamal LNG en el Ártico, que deben empezar a producir entre finales de 2015 y 2017.

Frente a eso, se van a revisar los planes en los yacimientos considerados “maduros” en los que la extracción está disminuyendo a un ritmo más rápido del que se esperaba y también en el gas de esquisto en Estados Unidos, que son explotaciones que necesitan una gran cantidad de capital y cuya explotación se podrá reanudar rápidamente en cuanto suba el precio del barril.

A ese respecto, Pouyanné no quiso aventurarse a predecir cuándo se invertirá la tendencia actual a la baja, aunque se mostró convencido de que llegará porque es un fenómeno de ciclos. 

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

tres × dos =