Trasvases y desaladoras, una irremediable combinación ante el cambio climático

0
FOTO: Magrama.
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

El director del Laboratorio Climatológico de la Universitat Jaume I de Castellón, José Quereda, aboga por combinar irremediablemente el trasvase de agua de cuencas excedentarias y el uso de las desaladoras para prevenir el déficit hídrico que sufrirá la Comunitat Valenciana con el cambio climático.

En una entrevista concedida a la Agencia EFE, este profesor emérito analiza el actual escenario climatológico en la Comunitat y los retos a los que se enfrenta en el futuro, especialmente ante el riesgo de que disminuyan los recursos hídricos hasta en un 20 % si la temperatura media llega a subir un grado como consecuencia del cambio climático.

Quereda recuerda que hasta los años 90 solo había preocupación por prevenir sucesos extremos como las gotas frías, el papel de la temperatura marina en la génesis de esos sucesos y los episodios de sequías, y fue a partir de la Conferencia de Río de Janeiro en 1992 cuando se reconoció que el clima estaba cambiando.

Según constata al 99 % el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), el cambio climático y el calentamiento global se deben principalmente a que utilizamos un sistema energético basado en los combustibles fósiles, principalmente la quema del carbono y del petróleo.

Este experto aboga por reducir y cambiar este sistema energético, pero también matiza esa cifra del 99 % al asegurar que “hay cuestiones científicas que suscitan interrogantes”.

Por un lado, Quereda afirma que la temperatura efectivamente va elevándose, pudiendo aumentar hasta un grado en la vertiente mediterránea, pero “sin olvidar la diferencia de la variación del aumento de temperatura entre observatorios muy cercanos”.

Así, explica que Alicante “se calienta muy poco y Castellón mucho” y esto se debe a que el observatorio alicantino está en la Ciudad Jardín y en la capital de La Plana se sitúa en un entorno urbano, en una zona de polígono altamente urbanizada.

Se introduce aquí, recalca, un “troyano” o elemento distorsionador que “debería hacer analizar por qué en Castellón hay más calentamiento”.

Asimismo, asegura que el calentamiento global no es solo debido a la emisión de gases, sino también a la radiación solar.

En cualquier caso, afirma que es evidente que caminamos hacia un aumento de la temperatura y una creciente preocupación por el clima.

“Más allá de que estemos en un escenario en el que vayamos con camiseta de manga corta y no utilicemos abrigo”, en la Comunitat Valenciana, si efectivamente aumentara un grado la temperatura media, se produciría una disminución de los recursos hídricos de un 20 %, advierte el responsable climatológico de la UJI.

A su juicio, las Administraciones intentan ya paliar los efectos del cambio climático, como las mejoras en las redes de abastecimiento de agua en la conducción subterránea y en la potenciación del transporte público.

“Se están tomando medidas para evitar despilfarros”, asegura Quereda para añadir que “se podrían paliar los efectos del cambio climático en los próximos años con una buena gestión del agua”.

Para el profesor, “lo grave es que la Comunitat Valenciana necesitará de dos sistemas de compensación para el déficit hídrico: el trasvase de las cuencas excedentarias como el Ebro y el Tajo y también las desaladoras”.

Estas últimas “tienen sus luces y sus sombras”, reconoce el experto, pues “tienen un consumo muy alto de energía y producen salmueras”, que son altamente contaminantes.

Sin embargo serán necesarias junto a los trasvases, ya que éstos “aseguran como un salario mínimo vital durante la mayor parte del año y en verano, durante los tres o cuatro meses en los que la Comunitat recibe casi cinco millones de turistas, los trasvases no serían suficientes y habría que utilizar las desaladoras”, por lo que aboga por una coexistencia de ambos sistemas técnicos.

Según Quereda, en un futuro habrá que “ir amoldándonos y compensando un sistema con otro”, además de tomar medidas para garantizar los caudales ecológicos y gestionar la salmuera.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

Ocho − tres =