Ucrania dice que aceptaría extender a 2016 el acuerdo actual con Rusia sobre gas

0
Gazprom está siendo investigada por la CE por prácticas contra la competencia en Europa central y del este.
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail
La llave del gas, a pesar del todo, la sigue teniendo Gazprom.
La llave del gas, a pesar del todo, la sigue teniendo Gazprom.

El embajador de Ucrania ante la Unión Europea (UE), Kostiantin Yelisieiev, ha asegurado que su país está dispuesto a prolongar hasta 2016 el acuerdo sobre el precio del gas que Kiev cerró el año pasado con Rusia y acaba de ampliar hasta julio.

“Estaríamos listos para aceptar, casi copiar y pegar, el acuerdo del año pasado”, señaló Yelisieiev, quien afirma que Ucrania también apoyaría extender ese acuerdo hasta 2016, cuando se espera que se pronuncie el Tribunal de Arbitraje de Estocolmo, al que acudieron la energética ucraniana Naftogaz y el gigante gasístico ruso Gazprom para resolver la prolongada disputa que mantienen sobre las importaciones de gas.

“Necesitamos este acuerdo porque nos gustaría ser un país de tránsito en el que puedan confiar los consumidores europeos, porque nos gustaría garantizar la seguridad del suministro hacia Ucrania y la UE”, sostuvo, al tiempo que explicó que Kiev quiere completar en los próximos meses sus almacenes de gas.

Yelisieiev reveló que las reservas ucranianas de gas se sitúan en estos momentos en 7.000 millones de metros cúbicos, y reconoció que para poder asegurar el suministro en Ucrania y el tránsito de gas hacia la UE el próximo invierno, el país necesitará llegar a los 19.000 millones de metros cúbicos, aunque consideró que existe margen para lograrlo.

“En el último año hemos logrado reducir drásticamente el uso de gas ruso, y actualmente desde marzo estamos comprando el 60 % del gas de los Estados miembros de la UE, en concreto de Eslovaquia, Polonia, Hungría y, el año pasado, también alcanzamos un acuerdo con Noruega”, continuó.

Según el embajador, la existencia de esta alternativa para Ucrania ha sido el desencadenante de las recientes concesiones que ha realizado Moscú en la negociación.

La semana pasada Naftogaz y Gazprom firmaron un acuerdo para prolongar hasta finales de junio la validez del llamado “acuerdo de invierno” (de octubre de 2013 a marzo de este año), y Rusia aceptó conceder un descuento de 100 dólares que ha dejado el precio que paga Kiev por el gas ruso en unos 248 dólares por cada mil metros cúbicos de gas.

Precio justo

Creemos que es un precio absolutamente justo, y un paso lógico y pragmático” por parte de Rusia, “sin ese descuento estaríamos pagando 348 dólares, que es una cantidad muy elevada”, afirmó. “Rusia ha acordado dar un descuento precisamente porque tenemos la alternativa de comprar gas de los Estados miembros, así que han decidido ser prácticos”, agregó.

“Estamos dispuestos a pagar un precio de mercado, no un precio político”, recalcó, y aclaró que esos 248 dólares que le exige Rusia ahora es una cantidad similar a la que le piden los socios comunitarios y “bastante aceptable”.

Yelisieiev cree que se ha llegado a un punto de inflexión en el que Rusia “ya no tiene el monopolio del suministro de gas a Ucrania como pasaba hace tres años”, y dijo que este cambio es “muy bueno para Ucrania y para la seguridad energética del continente europeo en su conjunto”. “Nuestra principal ambición es ser completamente independientes del gas ruso”, subrayó.

De cara a la reunión del martes, el embajador sostuvo que el acuerdo actual es “mutuamente beneficioso”, pero que hay que discutir “aspectos como el precio por el tránsito de gas”, que Kiev quiere elevar porque considera que no llega a estar en línea con el precio de mercado.

Rusia, asegura el embajador, lo que quiere es mantener el contacto que ambas partes firmaron en 2009 y que incluye cláusulas que perjudican a Ucrania, como la obligación de comprar una cantidad mínima de gas al mes o la prohibición de exportar a otros países el gas ruso que compran.

Sin embargo, Yelisieiev explicó que el contrato de 2009 es “terrible” y supone “una gran carga para Ucrania”, aunque reconoció que no queda más remedio que aplicarlo de alguna manera, pero sin utilizar el precio del gas de forma política.

“Rusia ha querido usar el gas como herramienta política para influir y desestabilizar la situación financiera y económica de Ucrania”, pero ahora “ha decidido conceder un descuento porque saben que cobrar 500 dólares por el gas no es un precio de mercado y Ucrania simplemente no puede pagarlo”.

Moscú elevó hasta casi 500 dólares el “precio de amigo” que cobraba a Kiev por el gas a raíz de la caída del Gobierno de Víktor Yanukóvich y del acercamiento del país al bloque comunitario. 

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

5 × uno =