Un estudio vincula el aumento de CO2 en África con cambios en los usos del suelo agrícola

0
Termiteros en África.
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Las principales tasas de emisión de CO2 en zonas agrícolas del Africa Subsahariana se relacionan con los cambios de uso de suelos en los que tradicionalmente se practica “el corte y la quema”, según un estudio internacional con participación de investigadores de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM).

El estudio está liderado por el investigador coreano Dong-Gill Kim de la Hawassa University, en Shashemene (Etiopía), ha explicado en una entrevista con Efe el profesor de la UMP, Alberto Sanz Cobeña.

El equipo científico internacional ha recopilado la información existente hasta la fecha sobre las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) que tienen lugar en agrosistemas y ecosistemas naturales en África Subsahariana.

Cobeña, investigador y profesor de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Agronómica, Alimentaria y de Biosistemas (ETSIAAB), ha manifestado que muchos de los países firmantes del Acuerdo de París sobre cambio climático (175 hasta el momento, muchos de ellos africanos), no cuentan con un registro de la emisiones GEI, de ahí la necesidad de hacer estudios de este tipo.

La investigación ha analizado en detalle 75 estudios efectuados en 22 países africanos con el objeto de determinar los factores que dan lugar a estas emisiones y las estrategias de manejo que las determinan, así como las posibles vías para su reducción.

Los gases analizados en este estudio son el dióxido de carbono (CO2), el óxido nitroso y el metano.

En relación al CO2, las principales tasas de emisión se asocian con los cambios en el uso del suelo, muy característicos en sistemas agrícolas en los que se da “el corte y la quema” practicados tradicionalmente por falta de alternativas en la producción y por las deficiencias en el sistema de abastecimiento y distribución energética.

Las emisiones de metano, por su parte, se producen sobre todo en cultivos inundados de arroz y en elementos propios del paisaje africano como los termiteros.

Y el óxido nitroso está muy determinado por prácticas de manejo ligadas a la fertilización nitrogenada, principalmente la aplicación de estiércoles, ha explicado.

En relación al tipo de vegetación apropiada para ayudar a reducir las emisiones, el experto ha dicho que no hay una concreta.

El tipo y composición de los residuos de cosecha es un factor clave para controlar las emisiones de estos gases. Asimismo, la intensidad de la emisión de dióxido de carbono (emisiones por kilogramo de cosecha) fue mínima con dosis de fertilizante entre 100 y 150 kilogramos por hectárea.

Hay zonas en África donde las prácticas agroecológicas se han mostrado muy eficientes en la utilización de recursos, en este caso el estiércol, y ha hecho posible la subsistencia de familias.

Con el uso de estos recursos “se cierra el ciclo de materia y energía en tanto que el animal come, produce unas deyecciones y las mismas se vuelven a introducir en el sistema de producción de alimentos que tiene pocas pérdidas”.

Pero “no es posible generalizar”, hay que llevar a cabo estudios y aproximaciones a la mitigación de GEI, con una base regional.

En conclusión, el tipo de vegetación, la gestión de las zonas forestales y los cambios en el uso del suelo son los principales factores que determinan las GEI en los ecosistemas naturales del África Subsahariana, ha dicho.

Para poder acceder a los estudios recopilados, los investigadores han creado un blog con una base de datos disponible.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

3 × 1 =