Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Justo cuando parecía que la energía solar concentrada (CSP por sus siglas en inglés) no podía ser más barata, una empresa estadounidense anuncia que ha encontrado una manera de reducir los costes de un heliostato en un tercio.

Skysun, con sede en Bay Village, Ohio, tiene como objetivo lograr la reducción de los costes mediante la vinculación de múltiples heliostatos -los espejos que reflejan la luz solar sobre los receptores de torre de energía CSP- en un único motor y estructura de soporte.

Actualmente, cada heliostato en una instalación con torre de energía tiene su propio motor y soporte, lo que aumenta significativamente el coste de lo que es esencialmente un espejo.
Sandia National Laboratories, que está colaborando con Skysun a través de una ayuda para pequeñas empresas de 275.000 dólares proporcionada por el Departamento de Energía, cree que este diseño de “heliostatos con pilas” podría reducir los costes promedio del heliostato en un 33%. “Sandia reportó que los heliostatos de Skysun pueden alcanzar un precio promedio de alrededor de 80 dólares por metro cuadrado”, según el DOE.

Una cantidad respetable si se compara con el coste promedio de la industria, que es de 120 dólares por metro cuadrado y que, además, está cerca de la meta de la Iniciativa SunShot del DoE de reducir el coste de los colectores solares a 75 dólares por metro cuadrado.

Sin embargo, no es la primera vez que se ha propuesto soluciones parecidas para los heliostatos. Un artículo de 1999 de académicos de la Universidad de Sydney y de la Technische Universität München describió “un nuevo concepto de torre solar, con una matriz solar de múltiples torres con heliostatos conectados”, que “permitía una reducción potencial del coste del reflector de los sistemas de seguimiento de dos ejes”.

En 2010, un equipo del Instituto Masdar de Ciencia y Tecnología en Abu Dhabi, Emiratos Árabes Unidos, estudió la eficiencia de los heliostatos conectados en una planta piloto de 100 kilovatios. Sin embargo, el DOE señala que “si bien se han presentado con anterioridad otros conceptos de heliostatos enganchados, ninguno de ellos ha demostrado ser competitivo en costes o viable hasta ahora”.

El descubrimiento de Skysun, detallado en un estudio realizado por el fundador Jim Clair, parece ser el uso de estructuras de soporte de tracción que trabajan con actuadores de un solo eje en lugar de dos ejes. Se dice que el sistema mantiene la exactitud estándar del sector con vientos de hasta 32 kilómetros por hora.

Reducir los costes del heliostato podría ser un gran negocio para los desarrolladores de CSP. En su informe Power to Change de 2016, la Agencia Internacional de Energías Renovables estimó que el campo solar representaba el 38% del coste total instalado de una planta CSP de torre de energía.

Reducir ese coste en un tercio reduciría los costos generales instalados en alrededor del 13%. Dicho esto, no está claro lo fácil que será para Skysun lograr su comercialización. El número de proyectos en oferta en el sector es minúsculo en comparación con lo que está sucediendo en el sector fotovoltaico y el eólico. Y el mercado CSP no es uno que precisamente favorezca la experimentación en este momento, además de necesitar reducir sus costes en mayor medida que el resto de los sectores renovables para ser competitivos.

Esa es la razón por la que una figura importante de la industria ha dicho que “todas estas invenciones seguramente funcionarán, pero mi impresión personal es que no creo que tengan la oportunidad de competir con los heliostatos actuales”, según informa GTM.

Otro factor relevante es que la CSP parece haber logrado reducciones sustanciales de costes sin tener que recurrir a cambios radicales de diseño. En septiembre, por ejemplo, el desarrollador ACWA Power gano un proyecto CSP de 700 megavatios en Dubai con una oferta de 73 dólares por megavatio hora.

SolarReserve logró bajar hasta 63 dólares por megavatio hora en marzo con un proyecto de 450 megavatios en Chile. Y en agosto, el desarrollador estadounidense redujo el precio aún más en un proyecto en Australia, con una oferta de 60 dólares por megavatio hora en una planta de 150 megavatios.

Estos precios son más baratos que los proyectos eólicos marinos que han puesto al gas y las industrias nucleares en guardia en el Reino Unido, sin siquiera tener en cuenta el hecho de que las plantas CSP vienen con varias horas de almacenamiento.

Estas reducciones de costes han llevado a algunos observadores a predecir el auge de una industria que hasta ahora se había quedado rezagada respecto a la fotovoltaica y la eólica. “Esta es una industria que está en auge”, dijo el consultor económico Jonathan Walters.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

uno × cinco =