Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Un nuevo informe del Centro de Investigación de Energía del Reino Unido (UKERC) insta al gobierno británico a respaldar la inversión en una red eléctrica más flexible con el fin de marcar el comienzo de una era de fuentes de energía renovables intermitentes rentables y frenar la escalada de los precios de la electricidad.

Sin una red eléctrica capaz de manejar grandes cantidades de energía eólica y solar, los costes de integración de estas fuentes variables de electricidad con el tiempo resultarán demasiado altos, casi tanto como los costes de generación, advirtió el co-director del UKERC, Robert Gross.

El informe del UKERC se produce en un momento en el que el gobierno del Reino Unido se enfrenta a la solicitud de detener el aumento de precios de la energía tras la noticia de que tres de los “Seis Grandes” proveedores de electricidad del país han incrementado las facturas a sus clientes en los últimos meses.

Sin invertir en una mayor flexibilidad el sistema eléctrico podría terminar con unos costes de integración renovables casi tan altos como los costos de generación“, dijo Gross. Con la tarea de reducir las emisiones de carbono en un 80% sobre los niveles de 1990 para el año 2050, el Reino Unido está bajo presión para seguir apoyando la introducción de energía eólica y solar en la red eléctrica.

El informe del UKERC concluye que si el país pudiera cubrir la mitad de su demanda eléctrica con energías renovables, los costes asociados a la integración de estas fuentes a la red nacional podrían caer a un nivel en la franja entre 15 y 45 libras / MWh (entre 18 y 53 euros / MWh) , que es alrededor de un 50% inferior a los precios actuales. Para lograr esto -añade el informe- deberían estimularse el almacenamiento de energía y las interconexiones con otros países.

El informe ha sido bien recibido por la Asociación de Comercio Solar (STA), que hace hincapié en que los costes de las energías renovables son moderados y necesitan ser entendidos en su contexto, es decir, que todas las tecnologías tienen un coste del sistema.

“El informe de UKERC es oportuno”, dijo el jefe de la STA de los asuntos externos, Leonie Greene. “Vienen a amplificar los llamamientos de la industria al gobierno y al regulador para acelerar la apertura de los mercados del Reino Unido a las tecnologías de flexibilidad, como el almacenamiento y la respuesta de la demanda. Esto asegurará una vía de desarrollo limpio para el transporte, así como que la energía siga siendo lo más barata posible para los consumidores”.

Greene añadió que existe un interés comprensible en las consecuencias financieras de la incorporación de nuevas tecnologías, como la solar, en la red nacional del Reino Unido, pero agregó que los desembolsos iniciales son muy inferiores a los beneficios de un sistema más flexible que mira hacia el fuutur. Y con los costes de almacenamiento también cayendo rápidamente, las sinergias entre la energía solar y el almacenamiento se vuelven cada vez más necesarias.

“La energía Solar cuenta con grandes sinergias con el almacenamiento, y las dos tecnologías combinadas permiten que la producción coincida con los requisitos de una demanda excepcionalmente estrecha y la transformación de los costes de integración en un beneficio neto potencial”, dijo Greene. “Este debate ha contribuido a desarrollar una cierta inercia para que la energía solar no pueda acceder a los mercados mayoristas a pesar de su bajo coste. Ahora necesitamos acción. Existe un consenso generalizado en todo el sector de la energía mundial en este sentido. Cuanto más rápido se mueva el Reino Unido para desbloquear los mercados solares y la flexibilidad, mayor será el potencial de las ganancias económicas”.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

8 + uno =